Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ha sido un asesinato premeditado"

La madre de Zapata pide la solidaridad internacional con los presos cubanos

"La muerte de mi hijo ha sido un asesinato premeditado. Mi hijo ha sido torturado todo el tiempo que ha estado en las prisiones". Reina Luisa Tamayo, madre de Orlando Zapata, aún tenía fuerzas ayer para hablar con la bloguera Yoani Sánchez, que se acercó grabadora en mano a la morgue de La Habana, esquivando el cordón de seguridad, y que ha colgado el testimonio en su blog Generación Y. "Lo he acompañado antes de morir, lo vi muerto ya y ahora espero tener valor para vestirlo", cuenta Reina.

Valor le sobra a esta campesina oriunda de un caserío de Güira de Banes, en la provincia oriental de Holguín, a 500 kilómetros de La Habana, que ha pasado los últimos años recorriendo las cárceles de la isla en pos de Orlando, el segundo de sus cuatro hijos, detenido en la oleada represiva de la Primavera Negra de 2003.

Los malos tratos y los continuos traslados del disidente fueron también una tortura para Reina, una mujer semianalfabeta y sin recursos. Entre las humillaciones sufridas, cuenta la bloguera cubana Tania Quintero, está la ocasión en que unos guardias le confiscaron las bolsas de galletas y leche en polvo que llevaba a Orlando y le pusieron una multa por "acaparamiento" de 60 pesos, una fortuna para un cubano.

Decidida a movilizarse por su hijo, Reina pidió un día a una vecina que le prestase una blusa blanca y se plantó en La Habana para unirse a una manifestación de las Damas de Blanco, organización que agrupa a esposas y familiares de disidentes presos. Ahí ha tenido uno de sus principales apoyos. Ahí, y en su aldea. "Mis vecinos son pobrísimos, pero son muy solidarios conmigo", suele decir. Ayer le aseguraba a Yoani Sánchez que velaría el cuerpo de Orlando en su casa las horas que fueran necesarias. "Desde mi dolor profundo pido al mundo que exija la libertad de los demás presos y de los demás hermanos que se encuentran encarcelados injustamente para que no vuelva a suceder lo que ha sucedido con mi hijito, que no deja tan siquiera una muestra, porque no tiene hijos ni mujer... Muchas gracias".