Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal acelera el envío de ayuda a Madeira tras las inundaciones que han causado al menos 42 muertos

Los equipos de rescate aún temen encontrar cadáveres bajo los vehículos arrastrados por las lluvias torrenciales

Las autoridades han elevado a 42 la cifra de muertos por el temporal de lluvia y viento que está castigando desde el sábado por la mañanala isla turística de Madeira, además de más de 120 heridos y 250 personas desalojadas. Portugal ha acelerado el envío de ayuda de emergencia tras unas inundaciones que también han causado numerosos daños materiales. El primer ministro portugués, José Sócrates, ha viajado a Madeira para evaluar los daños sufridos en el turístico archipiélago del Atlántico.

La Guardia Nacional Republicana portuguesa ha destinado allí a 56 de sus hombres y dos perros entrenados en labores de salvamento, pertenecientes al Grupo de Intervención, Protección y Socorro, entrenados en la búsqueda de personas enterradas o desaparecidas bajo los escombros, informa el diario Jornal de notícias. Los equipos de rescate temen encontrar cadáveres bajo los vehículos arrastrados por las lluvias torrenciales.

Según un comunicado del Estado mayor de las Fuerzas Armadas, han sido movilizados cinco equipos del Ejército provistos con "dos equipos de remolque de escombros, dos equipos de transporte y otro de especialistas en puentes". Además de estos, las Fuerzas Armadas disponen de "dos helicópteros EH-101 estacionados en el aeropuerto de Funchal". Por otra parte, el ayuntamiento de Lisboa ha confirmado el envío de un equipo de 36 bomberos y 4 perros que integrarán un módulo de socorro.

La capital del archipiélago de Madeira, Funchal, está entre las zonas más afectadas por las inundaciones y los corrimientos de tierra del sábado. Los residentes de la ciudad, a los que se les ha aconsejado permanecer en casa, sufren cortes en los suministros de agua y electricidad. El aeropuerto ha sido cerrado. Se trata del peor temporal registrado en el archipiélago desde octubre de 1993, en el que ocho personas murieron.

Según el Instituto Meteorológico Nacional, "lo peor ya ha pasado" y ya no va a llover tanto. En las zonas de montaña, los vientos han alcanzado los 100 kilómetros por hora. Por su parte el presidente del Gobierno Regional de Madeira, Alberto Joao Jardim, ha explicado que van a remitir a Bruselas "una solicitud de ayuda" con "documentación fundamentada".

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, ha apelado a la "solidaridad nacional" en un mensaje especial al país. "Madeira necesita toda nuestra solidaridad y ayuda para reconstruir un mundo que fue destruido". Cavaco Silva agradeció además la atención del rey Juan Carlos, que le telefoneó el sábado para expresarle sus condolencias y ofrecerle la ayuda de España para atender a los damnificados por el temporal.