Sarkozy y Merkel dan un nuevo impulso al eje franco-alemán

"No es un drama. Hay demasiadas", dice el presidente francés de la ausencia de Obama en la cumbre EE UU-UE

Nicolas Sarkozy, presidente de la República Francesa, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, ha dicho hoy, después de un consejo de ministros franco-alemán celebrado en París: "Simplemente, queremos una Europa fuerte desde el punto de vista político y para que Europa sea fuerte desde el punto de vista político, Alemania y Francia deben trabajar juntos".

Los dos dirigentes europeos, para certificarlo, se han comprometido a estimular en un plazo de diez años un paquete de 80 medidas conjuntas que van desde la coordinación de políticas económicas hasta el lanzamiento de un satélite o la adopción de un régimen matrimonial común.

Así, demostraban que su relación se encuentra mejor que nunca y, de paso, que el motor de Europa y el corazón de la idea europea, el eje franco-alemán, sigue vivo. Posteriormente, Sarkozy ha añadido, sin precisar mucho: "Este liderazgo franco-alemán no se dirige contra nadie".

Más información
Los españoles, escépticos ante la Presidencia europea
Madrid no ve la suspensión como un plantón a Zapatero
La ausencia de Obama en la cumbre UE - EE UU enfrenta a PP y PSOE
Zapatero acude al rezo con Obama para intentar convencerle de que visite España
Obama pone en evidencia a Europa
Europa pierde peso en la escena mundial
Obama da una patada al hormiguero europeo
Europa niega a EE UU el acceso a los datos bancarios

El consejo de ministros conjunto y esta demostración de entendimiento se desarrolla tres días después de que se supiera que el presidente estadounidense, Barack Obama, no asistirá a la cumbre bilateral EE UU-UE, prevista para mayo en Madrid, por problemas de agenda, es decir, porque tiene problemas más urgentes de los que ocuparse en su país, especialmente los económicos.

Sarkozy quiso restar importancia a la polémica que se ha desencadenado tras la decisión de Obama, que viene a menoscabar el peso diplomático conjunto de Europa. "No hay ningún drama", ha exclamado Sarkozy, gesticulando aparatosamente. El presidente francés, para justificar la decisión del dirigente estadounidense, ha añadido que "hay demasiadas cumbres, demasiados desplazamientos, demasiadas pérdidas de tiempo", y que no ve nada mal la idea de atrasar la citada cumbre bilateral hasta la reunión de la OTAN programada para finales de año, a la que sí tiene previsto asistir Obama. Para Nicolas Sarkozy, simplemente, el anuncio de Obama no significa que haya decrecido "su interés por Europa ni el alejamiento de Europa de Estados Unidos".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Acuerdos y avances políticos

Los dos mandatarios europeos se esforzaron no sólo en demostrar que están de acuerdo en casi todo, sino que ese acuerdo se traduce en avances políticos. Por eso, ambos países han decidido preparar juntos la próxima cumbre informal del Consejo Europeo del próximo día 11. En ella propondrán avanzar en la idea de un gobierno económico de los 27 países de la Unión, un tema en el que hay "un gran entendimiento entre" París y Berlín, según recalcó Sarkozy.

También presentarán de forma conjunta las consecuencias que, a juicio de ambos líderes, hay que sacar de la fallida cumbre de Copenhague sobre el calentamiento global. "No estamos contentos ni con lo que pasó ni con la forma en que pasó, y no dejaremos que las cosas sigan produciéndose de la misma forma", ha advertido Sarkozy, quien hasta ahora se había esforzado en presentar el acuerdo de mínimos logrado a última hora en la capital danesa como un avance positivo. Este mismo acuerdo y estas proposiciones estarán presentes en las cumbres del G-8 y el G-20, que se celebrarán este año en Francia.

La virulencia y la duración de la crisis explica, según Sarkozy, la necesidad de un entendimiento profundo franco-alemán: "La crisis nos ha obligado a armonizar completamente nuestras posiciones". "Es importante que trabajemos juntos a fin de promover una prosperidad sostenible y duradera durante el siglo XXI", ha añadido Angela Merkel.

Símbolo de la creciente cercanía que une a ambos países y ambos líderes es el anuncio que Francia ha hecho hoy de su apoyo a la "legítima" petición alemana a ocupar un escaño como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Merkel quiso así definir el calibre del acuerdo que le hermana con Francia: "Las promesas que hacemos juntos, las vamos a cumplir". Sarkozy, más amigo de prometer que su homóloga alemán, ha agregado: "El tiempo de los grandes tratados y declaraciones va a dejar paso poco a poco a propuestas concretas".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, da la bienvenida a la canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada al Palacio del Elíseo en París hoy
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, da la bienvenida a la canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada al Palacio del Elíseo en París hoyEFE
Que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no venga a Madrid en mayo a la cumbre Europa-Estados Unidos no tiene absolutamente ninguna importancia para Nicolás, Sarkozy . el presidente francés ha preguntado ante la prensa ¿Dónde está el drama, acaso es el único problema que hay en el mundo?...Si es que -dice Sarkozy- hay demasiadas cumbres, desplazamientos y pérdida de tiempo y además Obama ya va a venir a Europa en noviembre !!!! Claro que entonces España ya no ejercerá la presidencia de turno.Vídeo: AGENCIA ATLAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS