Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dilema de Lula ante la compra de 36 cazas

Las Fuerzas Armadas prefieren la oferta sueca; el presidente, la francesa

Las Fuerzas Armadas Brasileñas (FAB) parecen haberse decantado por el caza sueco a la hora de firmar un contrato para adquirir 36 aeronaves de combate, en vez de por la oferta francesa, que era más del agrado del presidente, Luiz Inácio Lula da Silva.

Según un informe técnico adelantado hoy por el diario Folha de São Paulo, las Fuerzas Armadas han situado al modelo francés Rafale, de la empresa Dassault, con un coste de 3.000 millones de dólares, en el tercer lugar. La primera opción de los técnicos es el modelo sueco, Gripen NG, de Saab. En segundo lugar aparece el F-18 Super Hornet, de la estadounidense Boeing. La decisión contrapone la opinión de Lula y de su ministro de Defensa, Nelson Jobim.

El informe ofrece todo tipo de explicaciones sobre las ventajas y desventajas de cada uno de los tres modelos. Un motivo fundamental es el coste económico. En el caso del caza sueco, sería más barato y de más fácil manutención. La Saab asegura que ha ofrecido su modelo por la mitad. Además, posee una turbina en vez de dos, como el Rafale, lo que hace que el coste disminuya sin perder en eficiencia, según los técnicos.

Un segundo factor importante es la transferencia de tecnología, que sería muy pequeña en el caso del Rafale francés y mucho mayor en el caso del modelo Gripen NG. El primero es prácticamente un producto acabado, algo que no pasa con el sueco. Hasta el punto de que la compañía brasileña Embraer, consultada por las Fuerzas Armadas, ha confirmado que en el caso de que fuera escogido el modelo francés no tendría interés en participar en el proyecto, pues ganaría poco en tecnología y sería difícil venderlos fuera de Brasil.

El dilema para Lula no va a ser fácil. En teoría, tiene el poder para escoger una de las tres propuestas de la FAB, y, por tanto, podría seguir prefiriendo el modelo francés que su amigo Sarkozy tanto desea venderle.