Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama planea trasladar prisioneros de Guantánamo a una cárcel de Illinois

Serán poco más de un centenar los trasladados.- La decisión despierta amplio rechazo en las filas republicanas

En un paso más -y fundamental- para el cierre de la polémica prisión de Guantánamo, el Gobierno de Estados Unidos ha decidido adquirir una infrautilizada prisión estatal de máxima seguridad en el Estado de Illinois para trasladar a los presos confinados en aquella base naval militar. El Centro Correccional Thomson se erige a la afueras de un pueblo de 450 habitantes situado a orillas del río Misisipi, a unos 250 kilómetros de Chicago.

Desde la Casa Blanca se valoró la decisión como "un importante paso adelante para lograr los objetivos deseados en nuestra seguridad nacional". Hace ya casi un año, Barack Obama firmaba una orden ejecutiva a las pocas horas de asumir la presidencia en la que ordenaba el cierre de Guantánamo al considerar al centro de detención "un símbolo de los excesos de EEUU en la guerra contra el terror". El presidente se dio el plazo de un año para hacerlo -que concluía el próximo 22 de enero-, aunque más tarde tuvo que admitir que esa fecha sería superada debido a la complejidad de la tarea.

Sigue sin haber una cifra oficial de cuántos de los actuales presos en Guantánamo serán trasladados al centro de Illinois. En la actualidad hay 210 reos en la base militar situada en Cuba. Pero según ha informado en el pasado el secretario de Defensa, Robert Gates, 116 de esos reclusos serán puestos en libertad o extraditados a terceros países. Por tanto, el número de presuntos terroristas que son considerados muy peligrosos -y no se les puede poner en libertad aunque tampoco pueden ser juzgados por falta de pruebas válidas- supera en cuatro el centenar.

Guantánamo por Illinois

El Centro Correccional Thomson partía como favorito y fue una de las opciones consideradas por la Oficina Federal de Prisiones para poder vaciar de forma definitiva la vergonzosa cárcel creada por la anterior Administración en la bahía cubana. La prisión de Marion (también en Illinois); Hardin (Montana); o Florence (Colorado) -todas ellas de máxima seguridad- fueron otras opciones.

El presidente del Consejo de Thomson -ése es su cargo, pues tan pequeño es el pueblo que no alcanza para tener la categoría de alcalde-, Jerry Hebeler, fue despertado esta madrugada con la noticia. "No lo sabía", ha declarado emocionado a la prensa. "Pero siempre soy el último en enterarme", ha bromeado. Tanto Hebeler como los habitantes de Thomson, y el senador demócrata de Illinois Richard Durbin; y el Gobernador del Estado -también demócrata-, Pat Quiin, habían peleado por conseguir ser los elegidos que albergaran a los presos de Guantánamo, ya que consideran que será una importante inyección para la economía local, que podría llegar a recaudar para sus arcas hasta 1.100 millones de dólares en los próximos cuatro años.

La compra de la prisión por el Gobierno federal podría llegar a crear hasta 3.300 empleos -directos e indirectos- en el Condado de Carroll, circunscripción a la que pertenece Thomson y con altos índices de paro (Illinois en sí mismo tiene un 11%). Protegida por un muro exterior de cuatro metros y uno interior de tres, el Correccional de máxima seguridad fue construido en 2001 por el Estado de Illinois y tiene capacidad para 1.600 reclusos. En la actualidad, sólo 200 presos -que necesitan mínima seguridad- ocupan las celdas.

Rechazo republicano

Para la Casa Blanca el cerrar Guantánamo "es esencial para nuestra seguridad interior y para ayudar a las tropas que luchan en el extranjero, al despojar a Al Qaeda de uno de sus más poderosos instrumentos para reclutar insurgentes". Pero la oposición republicana criticó duramente la decisión del presidente.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, declaró que "el pueblo americano ya ha dejado claro que no quiere que se traigan terroristas a casa". Por su parte, Mark Kirk, representante republicano que busca ocupar el escaño dejado en el Senado por Obama, dijo que la decisión presidencial de trasladar a Illinois de los presos hacía subir muchos puntos a ese Estado en la cotización de los posibles ataques terroristas.

El Correccional estará bajo la administración y supervisión del Departamento de Defensa y será el "único lugar -en suelo norteamericano- que acogerá a presos de Guantánamo", según informó el senador Durbin. Pasará, aún así, tiempo hasta que el primer recluso de Guantánamo vuele hasta Illinois. Primero, porque la operación es logísticamente complicada. Segundo, porque el Congreso de EEUU dejó claro que sólo se podrían transferir reos de Guantánamo a territorio estadounidense en el caso de que fuesen a ser juzgados en un tribunal, no sólo confinados de nuevo. La Casa Blanca tiene ahora que circunvalar ese pequeño detalle.