La UE dará 2.400 millones al año a los países en desarrollo para combatir el cambio climático

Francia y Reino Unido dan ejemplo y aportarán 1.600 millones entre ambos

Los Estados miembros de la UE contribuirán con 2.400 millones de euros anuales durante tres años a la ayuda que los países ricos van a prestar a los países en desarrollo para que puedan adaptarse a lucha contra el cambio climático. Los Veintisiete aportarán así cerca de un tercio del dinero que los países ricos van a donar en los próximos tres años a los países pobres para que adapten su desarrollo económico a las exigencias climáticas y para la lucha contra las consecuencias del calentamiento.

La cantidad ayudará a cerrar un acuerdo satisfactorio en la Cumbre del Clima que se celebra en Copenhague, en la que los países en desarrollo pidieron ayuda económica poder combatir el cambio climático. Entienden que los países ricos son los máximos responsables del calentamiento y que tienen la obligación moral de ayudar a los más desfavorecidos para que puedan desarrollar sus economías de forma que cumplan los requisitos medioambientales y para poder afrontar las consecuencias de las desgracias que el clima traiga consigo.

Más información
Rompuy pretende simplificar el funcionamiento de la Unión Europea
La UE ayudará a los países en desarrollo a combatir el cambio climático
La Cumbre del Clima planea prorrogar Kioto y otro acuerdo con EE UU

"Hemos acordado 2.400 millones de euros anuales", ha declarado a la agencia Reuters una fuente diplomática presente en el Consejo Europeo, el último de este año, que se clausura hoy en Bruselas. El presidente Nicolas Sarkozy ha situado la cantidad en 2.430 millones.

De esa cantidad, España aportará 125 millones, ha anunciado el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al término del Consejo. Francia y Gran Bretaña encabezan la lista de los mayores donantes, con alrededor de 400 millones anuales.

Antes de que la cifra se hiciera oficial, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown, ya adelantaban que la cifra final superaría los 2.000 millones anuales. En rueda de prensa conjunta, anunciaban durante las discusiones que la UE iba en serio. Ha dicho Brown que sin esta financiación será imposible que los países pobres acepten un acuerdo de lucha contra el cambio climático que sustituya al protocolo de Kioto. Esta cifra "es esencial para demostrar a los países en vías de desarrollo que somos serios cuando pedimos un acuerdo internacional sobre cambio climático", ha dicho Brown.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La misma idea ha sostenido Sarkozy, que insistía en que sin una oferta de financiación para los países pobres "no habrá acuerdo en Copenhague". "Lo que costaría más caro sería el inmovilismo, lo que sería un drama es el fracaso", ha dicho el presidente francés.

Tanto Sarkozy como Brown ha defendido de nuevo que la UE debe además aumentar del 20% al 30% su objetivo de recorte de emisiones de efecto invernadero en 2020 respecto a los niveles de 1990 para poder lograr así un acuerdo "ambicioso" en Copenhague que se convierta en jurídicamente vinculante al cabo de 6 meses. Ambos han expresado su convencimiento de que todos los países de la UE se acabarán sumando a esta iniciativa, aunque de momento la mayoría de Gobiernos cree que todavía no es el momento de mejorar la oferta porque ni EEUU ni China han realizado avances comparables.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS