Cinco detenidos por la muerte de 107 personas en el incendio de un club en Rusia

Medvédev promete mano dura con los dueños del local, que carecía de seguridad

Al menos 107 muertos y 130 heridos, de ellos 80 muy graves, es el balance del incendio en el club Jromaia Lóshad (El Caballo Cojo) de Perm, ocurrido a la una de la madrugada del sábado (21 horas en España). El origen del siniestro fueron los fuegos artificiales organizados en el interior del local para celebrar el octavo aniversario de su inauguración.

El club había sido multado en dos ocasiones por transgredir la normativa contra incendios y debía ser inspeccionado de nuevo el 7 de diciembre. Hasta la tarde de este sábado, la policía ha detenido a cinco personas, entre ellas los dueños y gestores del local y los empresarios de la pirotécnica. El lunes ha sido declarado día de luto nacional.

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, se ha pronunciado por un endurecimiento de la legislación sobre normas de seguridad y ha pedido castigar "rigurosamente" a los culpables del incendio, a los que ha calificado de "descerebrados sin conciencia", gente "absolutamente indiferente a lo que pasa" y que "se dio a la fuga".

Un vídeo de un aficionado recogía la metamorfosis de la fiesta en un infierno. "Señoras y señores, estamos ardiendo. Salgamos de la sala", dijo casi sin inmutarse el animador, interrumpiendo su conversación con unas chicas del público, mientras el techo de cañizo y plástico comenzaba a ser devorado velozmente por las llamas y a derretirse sobre los presentes. Se habían vendido unas 250 entradas y el local, un antiguo comercio en una planta baja, tenía 500 metros cuadrados y las ventanas bloqueadas.

Siguió una atropellada carrera -"como gatos ciegos", según un superviviente- hacia una salida, demasiado angosta, el apagón de las luces y, finalmente, una pila de cadáveres sobre la calzada en el centro de Perm, que es una ciudad industrial de 1,2 millones de habitantes con una intensa vida cultural y social.

De nuevo, la negligencia se cobra vidas humanas en Rusia, como lo ha hecho en escuelas, hospitales, residencias estudiantiles y de ancianos. En 2008, más de 15.000 personas (5,6% menos que el año anterior) perecieron en 200.000 incendios, según la estadística del Ministerio de Situaciones de Emergencia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A Perm voló la ministra de Asuntos Sociales, el ministro de Situaciones de Emergencia y el ministro del Interior, los mismos que una semana atrás lidiaron con el acto terrorista en el tren de San Petersburgo a Moscú. Varias decenas de heridos -quemados, intoxicados por gases y traumatizados al intentar huir- fueron evacuados a los principales hospitales del país, en Moscú, en San Petersburgo y otras ciudades.

Los cuerpos sin vida rescatados del interior del club Jromaia Lóshad (El Caballo Cojo).
Los cuerpos sin vida rescatados del interior del club Jromaia Lóshad (El Caballo Cojo).REUTERS

Dos ciudadanos españoles salen ilesos del incendio en Perm

Dos ciudadanos españoles salieron ilesos del incendio que se cobró en la madrugada del sábado la vida de más de un centenar de personas en un club nocturno de la localidad rusa de Perm, ha informado este sábado el ministro del Interior de Rusia, Rashid Nurgalíev.

Por su parte, fuentes del consulado de España en Moscú han indicado que están tratando de comprobar que no hay ningún español entre las víctimas del incendio. Según han explicado, no hay ciudadanos españoles empadronados en esa localidad, próxima a los montes Urales, salvo niños de la guerra, evacuados a la Unión Soviética durante la contienda civil española, y sus descendientes.

A juzgar por las declaraciones de Nurgalíev, los dos españoles que se hallaban en el lugar del siniestro son turistas u hombres de negocios de paso en Perm.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS