Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro prepara a su Ejército para una improbable invasión de EE UU

Las maniobras militares son las más importantes de los últimos cinco años.-Castro dice que aún persiste la "confrontación entre Cuba y el imperio"

En el momento de mayor distensión en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, el Gobierno de Raúl Castro ha querido romper cualquier atisbo de acercamiento a Washington con el anuncio de unas maniobras militares, las de mayor envergadura llevadas a cabo en los últimos cinco años, para mantener al Ejército alerta ante una hipotética invasión militar estadounidense, algo que se antoja remoto a la vista de los cambios políticos habidos tanto en La Habana como en Washington.

Desde que Barack Obama ocupa la presidencia de EE UU la política de la Casa Blanca hacia Cuba ha tenido como eje la búsqueda de un acercamiento. Y para ello se han aprobado medidas como la restauración del servicio directo de correos o el inicio de negociaciones sobre emigración. De hecho, el presidente demócrata se declaró este mismo mes a favor de una "diplomacia directa y sin condiciones" con Cuba, aunque reclamó al mismo tiempo pasos hacia la democratización y el respeto de los derechos humanos. En respuesta a un cuestionario enviado por la bloguera cubana Yoani Sanchez, Obama dejó claro que su país "no tiene intención de usar la fuera militar en Cuba".

Pero los guiños de Obama a Castro parecen no hacer mella en la rígida política exterior cubana. El presidente cubano ha desempolvado el viejo lenguaje de la confrontación para anunciar por la televisión estatal el inicio de las operaciones militares. "El objetivo es no rendirse nunca, no dejar de luchar nunca. "Luchar sin tregua hasta la victoria definitiva, por difíciles que puedan ser las circunstancias", ha dicho.

Los ejercicios, que durarán tres días, abarcarán toda la isla y para los que se ha movilizado a 100.000 soldados y reservistas, son una "necesidad de primer orden" porque aún persiste la "confrontación entre Cuba y el imperio".

Según medios oficiales, el mandatario cubano recibió este jueves los informes de los jefes de sus ejércitos en la primera jornada de la maniobra bélica, que busca preparar a la isla para una "agresión militar a gran escala". "Nunca dejar de luchar en cualquiera situación, aunque no tengamos información. Combatir y combatir hasta agotar al enemigo y derrotarlo", ha insistido el presidente.