Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La activista saharaui más célebre inicia una huelga de hambre en Lanzarote para poder viajar al Sáhara

Aminatou Haidar denuncia que las autoridades españolas la "secuestran" en Canarias en contra de su voluntad

Aminatou Haidar, la activista saharaui que más galardones internacionales ha cosechado, llegó el sábado a Lanzarote privada del pasaporte marroquí con el que viaja y aún así las autoridades españolas le obligaron, en contra de su voluntad, a cruzar la frontera y entrar en España, según aseguran ella y su abogada, Inés Miranda. A lo largo del fin de semana Haidar quiso regresar a El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental de dónde había sido expulsada por Marruecos, pero las compañías aéreas rehusaron venderle un billete y la policía le indicó que no podía salir de España porque carecía de pasaporte.

Haidar, de 42 años, cree que el Estado español la retiene en su territorio en contra de su voluntad y por eso puso una denuncia por "secuestro" contra la Administración española en la comisaría del aeropuerto. Para "convencer" al Estado de que la deje salir de Lanzarote rumbo a El Aaiún, donde viven su madre y sus dos hijos de 13 y 15 años, ha iniciado a medianoche del lunes una huelga de hambre ilimitada en la terminal. Su estado de salud es delicado y para poder ser tratada en un hospital madrileño dispone desde hace años de una tarjeta de residente concedida por motivos humanitarios.

"He visto muchas cosas a lo largo de mi vida, pero nunca me imaginé que el grado de complicidad del Estado español con Marruecos llegaría tan lejos", declaró Haidar a este periódico. "Prefiero una cárcel en el Sáhara antes que seguir retenida en España". Haidar sabe de qué habla porque estuvo encerrada cuatro años en prisiones secretas.

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, fue ayer el primer miembro del Gobierno en expresarse sobre lo sucedido en Lanzarote y lo hizo para dar por buena la versión oficial de Marruecos sobre los motivos de la expulsión de Haidar. "Si, por razones administrativas, no ha rellenado los requisitos que el Gobierno marroquí le pide, lo que hemos hecho [en España] es facilitar la llegada a Lanzarote, nada más y nada menos que lo que corresponde hacer a un país dónde está ciudadana tiene tarjeta de residencia legal", declaró en Córdoba, según EFE. A un extranjero no comunitario se le exige para entrar en España no sólo la tarjeta de residencia sino un pasaporte.

Rabat justificó el envío de Haidar a Lanzarote por su negativa a cumplir, el viernes en El Aaiún, con los trámites de entrada en el país. Haidar, según fuentes saharauis, rellenó la hoja de entrada, pero en el apartado de nacionalidad puso, como había hecho en anteriores ocasiones, Sáhara Occidental en lugar de Marruecos. La ONU y España no reconocen que el Sáhara sea marroquí. Esta vez los policías del aeropuerto no se lo aceptaron. Haidar permaneció detenida 24 horas en el aeropuerto hasta que fue embarcada a la fuerza rumbo a Lanzarote. Es la primera vez que Marruecos recurre a la expulsión para deshacerse de saharauis incómodos.

Haidar llegar el viernes a El Aaiún, procedente de Nueva York y haciendo escalas en Madrid y Las Palmas. En EE UU recogió el Premio al Coraje Civil le otorgó la Fundación Train de Nueva York. Haidar ha cosechado otros muchos galardones, como el que concede la Fundación Robert Kennedy, y en 2006 obtuvo el premio Juan María Bandrés de derechos humanos. Los defiende de forma pacífica. De ahí que sea descrita a veces como la Ghandi saharaui.

La expulsión de Haidar se enmarca en un endurecimiento de la política de Maruecos contra los independentistas. El 6 de noviembre, con motivo del 34º aniversario de la Marcha Verde, que permitió a Marruecos adueñarse del Sáhara, el rey Mohamed VI pronunció un discurso en el que instó a la justicia y a las fuerzas de seguridad a actuar con más firmeza contra "los adversarios de la integridad territorial de Maruecos", es decir aquellos que reivindican la autodeterminación de la antigua colonia española. Hay que desbaratar, añadió, "los complots urdidos contra la marroquinidad de nuestro Sáhara".

Moratinos asegura que el Gobierno hizo su deber al facilitar la entrada de Haidar

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, ha explicado que España facilitó la llegada a Lanzarote ayer de la activista saharaui Aminatu Haidar, después de que Marruecos no la dejase entrar en El Aaiún el pasado viernes, ya que tiene tarjeta de residencia legal.

"Si por razones administrativas, (Haidar) no ha rellenado los requisitos que el Gobierno marroquí le pide, lo que hemos hecho es facilitar la llegada a Lanzarote", ha declarado Moratinos . El titular de Exteriores ha asegurado que se ha hecho "nada más y nada menos lo que corresponde hacer a un país donde esta ciudadana tiene la tarjeta de residencia legal".

El máximo responsable de la diplomacia española ha recalcado que si el Gobierno "tuviera algo en contra de ella, no se habría renovado la tarjeta de residencia", un documento que tiene en vigor. (EFE)

Más información