Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SPD elige a Gabriel como nuevo presidente y abre fuego contra Merkel

Recibe el 94,2% del apoyo en el Congreso Federal socialdemócrata, que se celebra desde hoy en Dresde

El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) ha elegido este viernes en Dresde a Sigmar Gabriel como nuevo presidente tras la debacle que sufrió la formación en las elecciones generales de septiembre pasado. En un belicoso discurso, pronunciado ante los 500 delegados del congreso federal del SPD, Gabriel intentó insuflar optimismo a los militantes. El nuevo líder socialdemócrata dejó clara su intención de disputarle a Angela Merkel (CDU) el centro político, a sabiendas de que la canciller democristiana es, por el momento, su monarca absoluta.

La herencia que asume Gabriel -salió elegido con el 94,2% de los votos- es pesada: un SPD mermado y sacudido por el peor resultado electoral en décadas, que le ha mandado a la oposición tras 11 años en el Gobierno y le ha forzado a cambiar buena parte de su cúpula. Un partido en "estado catastrófico", según dijo el propio Sigmar Gabriel hace unos días. El nuevo presidente del SPD es la esperanza para un partido del que queda la sombra de lo que fue durante sus 146 años de historia.

MÁS INFORMACIÓN

Muchos de los discursos previos de los delegados fueron duros y críticos. Se prolongaron durante horas. Cuando se dirigía al atril, Gabriel daba sin embargo una impresión más despierta que los agotados oyentes. Pese al resfriado que lo aquejaba, mostró su buena forma en los más de cien minutos de su discurso. Buena parte de su intervención se centró en descalificar "cualquier debate sobre coaliciones o sobre si el SPD gira a la izquierda o al centro". "El centro político", dijo, "no es un lugar fijo".

"El fantasma que ahora recorre Europa es el del centro político, ése que todos reclaman", manifestó. Recordó Gabriel las victorias socialdemócratas, "logradas cuando el SPD ganó el centro y lo hizo de izquierdas, porque cambió la sociedad hacia la izquierda". Los adversarios políticos, aseguró, "quieren que centro e izquierda parezcan incompatibles"."Reclaman el centro pero son la derecha democrática de este país", añadió.

Aquí los aplausos le llevaron a insistir: "Así es como hay que llamarles". El concepto derecha despierta en Alemania asociaciones en las que abundó Gabriel recordando la democraciacristiana de la época de Weimar, "que allanó el camino a Hitler mientras los socialdemócratas se jugaban la vida". Rechazaba así "cualquier lección de democracia" respecto a posibles pactos con el pujante partido La Izquierda, en parte heredero del Partido Único de Alemania Oriental. El nuevo líder socialdemócrata se mostró abierto a coaliciones con todos los partidos, incluido éste.

Además, Gabriel llamó a un nuevo "patriotismo social, con un nuevo consenso para la financiación del bienestar común". Defendió la pervivencia del ideario socialdemócrata, "que no es un simple libro de citas de Willy Brandt y Felipe González".

El partido también eligió a Andrea Nahles como secretaria general. Este congreso es clave para el SPD, otra vez en la oposición tras siete años de Gobierno con Gerhard Schröder y otros cuatro como socios de la canciller Angela Merkel, que los ha sustituido ahora por los liberales del FDP.