Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lula exige una explicación por el apagón que dejó sin luz a millones de personas en Brasil

Inicialmente se culpó a la central hidroeléctrica de Itaipú de la falla que también dejó a oscuras a todo Paraguay.- La nueva tesis es que las fuertes tormentas desligaron tres líneas de conexión eléctrica

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha convocado una reunión de urgencia para exigir una explicación de las causas del peor apagón que ha vivido el país en una década. Inicialmente las autoridades brasileñas habían señalado como la causa un fallo en la central hidroeléctrica de Itaipú, en la frontera con Paraguay. Pero la tesis ahora es que el fallo se produjo por el desligamiento de tres líneas eléctricas conectadas con esa central en el que han podido influir los fuertes vientos y lluvias concentradas en la región de Itaberá.

El martes por la noche (madrugada del miércoles en España), un apagón generalizado dejó sin luz a millones de personas en 18 de los 26 Estados brasileños y en el vecino Paraguay. La falla causó un apagón de más de dos horas en las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro, donde viven más de 30 millones de personas, y según la Administración Nacional de Electricidad dejó a todo Paraguay sin energía durante 30 minutos.

El incidente ha despertado dudas en Brasil acerca de la confiabilidad de su infraestructura energética, por lo que Lula ha convocado a su ministro de Energía, Edison Lobao, a una reunión urgente en Brasilia para que dé las explicaciones. La oposición está acusando al Gobierno de negligencia en el mantenimiento de las líneas de transmisión del país.

Las autoridades inicialmente habían culpado a Itaipú -una de las centrales eléctricas más grandes del mundo-, pero la compañía binacional que la opera ha informado en un comunicado que el problema "se originó en otra parte". Afirma que la central, ubicada en la frontera binacional y que suministra cerca del 20% de la energía que consume Brasil y 90% de Paraguay, había estado funcionando normalmente, pero que no había podido transmitir electricidad porque las líneas eléctricas no estaban funcionando.

Algunos expertos en energía han cuestionado si una tormenta podría causar un apagón de tales proporciones en dos países.

Pero el secretario ejecutivo del Ministerio de Minas y Energía, Marcio Zimmermann, se ha apresurado a descartar versiones de la prensa estadounidense de que la falla se hubiese producido por un "ciberataque".

Horas a oscuras

El apagón se produjo poco después de las diez de la noche, hora local, y afectó a diversas ciudades de los estados de São Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais, los más populosos del país. La falta de energía afectó también a algunas zonas de los estados de Espíritu Santo y Pernambuco, según el portal de noticias G1, mientras que otros medios hablan de fallas también en el estado de Mato Grosso do Sul.

El Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) de Brasil informó de que el fallo provocó la caída de 17.000 megavatios, el equivalente al utilizado en todo el área de São Paulo.

El tráfico en las calles de São Paulo se vio afectado y miles de pasajeros tuvieron que abandonar los vagones de metros que no funcionaban y a caminar en las vías subterráneas para volver a la superficie. La falla interrumpió también el funcionamiento del metro de Río de Janeiro y afectó a los dos aeropuertos de la ciudad, el internacional Antonio Carlos Jobim y el Santos Dumont. Igualmente se produjo un colapso de las líneas telefónicas fijas y celulares. El servicio se restableció totalmente cinco horas después.

Latinoamérica requiere una inversión anual de 10.000 millones de dólares en electricidad

América Latina requiere de 10.000 millones de dólares anuales durante una década para dotar de energía eléctrica a los 100 millones de personas que actualmente carecen del suministro, afirmó hoy en Madrid el presidente de la Comisión de Integración Energética Regional (CIER), Gabriel Argüello Ríos.

En rueda de prensa durante la 44 Reunión de Altos Ejecutivos, organizada por la CIER y la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) en Madrid, Argüello Ríos indicó que esos recursos económicos servirán para atender el ritmo de crecimiento de la demanda en la región, que es de un 5% anual.

"El acceso a la energía en los países latinoamericanos todavía es bastante lejano de lo óptimo, hay un 20% de la población que no tiene energía eléctrica", aseguró el dirigente del organismo internacional que agrupa a 230 empresas del sector públicas y privadas de Iberoamérica.

Más información