Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ben Alí, reelegido presidente de Túnez con el 89% de los votos

El mandatario tunecino, que accedió a la jefatura de Estado hace 22 años, modificó la Constitución para poder seguir presentándose

El presidente de Túnez, Zin El Abidín Ben Alí, fue reelegido el domingo con una aplastante mayoría -el 89,28% de los votos- en unas elecciones cuya participación rondó el 90%, según informó hoy la agencia de prensa oficial TAP. Desde que se celebran presidenciales formalmente pluripartidistas es la primera vez que Ben Alí no obtiene más del 90% de los sufragios.

Ben Alí, de 73 años, modificó la Constitución para poder seguir presentándose año tras año -accedió a la jefatura del Estado hace 22 años- pero, en teoría, el domingo fue la última vez que concurrió. La Carta Magna tunecina no permite candidatos mayores de 75 años y en 2014, cuando se celebren las próximas presidenciales, tendrá 78.

Tres aspirantes se presentaron frente a Ben Alí, dos de ellos meros figurantes dirigentes de formaciones afines al régimen, Mohamed Bouchiha, que obtuvo el 5,1% de los votos, y Ahmed Inoubli, que alcanzó el 3,8%.

El tercero, Ahmed Brahim, del partido Ettajid (Renovación), que se describe a sí mismo como el único candidato de oposición, tuvo que conformarse con el 1,57% de los sufragios. El Ministerio del Interior incautó su programa electoral porque insistía en la necesidad de "romper con el autoritarismo, el reparto desigual de la riqueza, en nepotismo" etcétera. Islamistas y partidos de izquierda son ilegales y, en consecuencia, no concurren a las elecciones.

Cinco asociaciones tunecinas, encabezadas por la Liga Tunecina de Derechos Humanos y la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas, repartieron el domingo un estudio pormenorizado sobre la campaña electoral en el que señalan que Ben Alí acaparó el 97,22% del espacio que los medios dedicaron a las presidenciales mientras que en 2004 sólo monopolizó el 92%. Ahmed Brahim, su principal adversario, tuvo que conformarse con el 0,22% del espacio en prensa y medios audiovisuales.

El principal activo de Ben Alí es haber logrado izar a Túnez, un país de diez millones de habitantes, a la cabeza del desarrollo económico y humano en el norte de África. Durante la campaña prometió ir más allá y colocarlo "entre los Estados desarrollados". Túnez es el socio norteafricano de la UE que más ayudas recibe per cápita aunque en términos absolutos le supera Marruecos.