El diálogo en Honduras se enreda

Los negociadores del presidente derrocado, Manuel Zelaya, anuncian un acuerdo que más tarde es desmentido por Micheletti

El diálogo sobre la crisis política de Honduras se enmarañó este miércoles con declaraciones contrapuestas, comunicados y desmentidos. Por un lado, la comisión negociadora del presidente derrocado el pasado 28 de junio, Manuel Zelaya, anunció a bombo y platillo haber alcanzado un acuerdo con los representantes del Gobierno de facto, encabezado por Roberto Micheletti, que incluía la restitución del mandatario depuesto. "Hemos logrado consensuar un texto único que será sometido a la discusión y análisis del presidente Manuel Zelaya Rosales y del señor Roberto Micheletti", informó el ministro de Gobernación de Zelaya, Víctor Meza, al término de una reunión entre ambas partes, sin precisar en qué términos se podría producir un eventual regreso de Zelaya al poder, punto central del acuerdo que comenzó a discutirse la semana pasada. "Si lo consensuamos es porque nos parece aceptable, porque coincidimos en que un texto de esa naturaleza podría ser la puerta para encontrar la salida", declaró Meza, que además destacó que él "no hablaría de un fin de la crisis política, pero sí de una salida de la crisis política".

Pero según los negociadores de Micheletti, de momento no hay acuerdo para restituir a Zelaya y las conversaciones se retomarán este jueves. "El diálogo sobre este punto ha sido cordial y ambas partes hemos alcanzado importantes avances. Sin embargo, hasta este momento no hay ningún acuerdo final en torno a este punto", subrayaba un comunicado de la comisión que representa al presidente de facto. Además, Micheletti declaró que los representantes de Zelaya han propuesto que sea el Congreso el que determine su regreso al poder, aclarando que, en todo caso, "eso es un asunto legal".

Zelaya, que el 21 de septiembre regresó a Honduras de forma clandestina, permanece desde entonces en la Embajada brasileña en Tegucigalpa mientras se desarrollan las conversaciones, en las que según fuentes de ambas partes ya se acordó, entre otros puntos, la renuncia del mandatario derrocado a promover su iniciativa de reforma constitucional si es restituido. Precisamente la convocatoria del referéndum para poner en marcha esa reforma, que según sus detractores le abriría el camino a la reelección, fue el detonante de su derrocamiento. El Parlamento y el Tribunal Supremo declararon ilegal la consulta popular y el Ejército le expulsó del país.

Las comisiones de diálogo basan sus negociaciones actuales en el Acuerdo de San José, propuesto por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, que incluye la restitución condicionada de Zelaya, amnistía política, Gobierno de reconciliación y verificación internacional, entre otros puntos.

El Gobierno golpista ha convocado elecciones generales para el próximo 29 de noviembre, pero la comunidad internacional ha advertido de que no las reconocerá si Zelaya no es restablecido en el poder.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción