Una tormenta tropical causa 140 muertos en Filipinas

Las autoridades declaran el estado de catástrofe en 26 provincias, entre ellas Manila, tras el paso del 'Ketsana'

Al menos 140 personas han perdido ya la vida y otras 32 continúan desaparecidas 48 horas después del paso de la tormenta tropical Ketsana por el tercio norte de Filipinas, según la última cifra de víctimas divulgada hoy por el Gobierno.

Las autoridades temen que el número de muertos continúe aumentando, puesto que todavía quedan cadáveres por identificar que no han sido incluidos en la lista oficial del Consejo Nacional para Coordinación de Desastres que preside el ministro de Defensa, Gilberto Teodoro. Además, la cifra de desplazados se incrementó hasta los 451.000, muchos de los cuales llevan dos días subidos a los tejados de sus casas esperando que llegue la ayuda.

Los equipos de rescate tienen como prioridad llegar hasta esas personas e impedir que las zonas inundadas se conviertan en caldo de cultivo de enfermedades como el cólera o el dengue, explicó Teodoro.

Más información

En menos de doce horas, Ketsana hizo caer sobre las zonas afectadas una cantidad de lluvia muy superior a la media mensual en esta época del año y batió el anterior récord, registrado en 1967. Se ha declarado el estado de catástrofe en Manila y otras 25 provincias afectadas por el temporal en la isla de Luzón.

Las imágenes de televisión siguen mostrando a decenas de manileños desplazándose en lanchas de plástico o improvisadas balsas por la ciudad, llena de coches abandonados y sumergidos y kilómetros de atascos en casi todos los 17 municipios.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Todavía es pronto para calcular las pérdidas económicas por los daños del aguacero, pero la declaración del estado de catástrofe permitirá echar mano de las arcas estatales para financiar la labor de reconstrucción y las tareas de limpieza. Ketsana, de nombre local Ondoy, tocó tierra en Filipinas la madrugada del sábado con vientos superiores a los 100 kilómetros por hora y ya ha abandonado el archipiélago con dirección al sur de China.

Ciudadanos filipinos pasan al lado de coches dañados por las inundaciones en la ciudad de Marikina.
Ciudadanos filipinos pasan al lado de coches dañados por las inundaciones en la ciudad de Marikina.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción