Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy mantendrá la acusación contra el ex primer ministro Villepin

"No soy un hombre que renuncia", ha dicho el presidente francés que se mantendrá como acusación en el 'caso Clearstream'

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha asegurado este miércoles que no renuncia a mantenerse como acusación civil en el juicio que se sigue contra el ex primer ministro Dominique de Villepin en el caso Clearstream, sobre manipulaciones políticas y cobro de comisiones ilegales. "No soy un hombre que bromea con los principios de honor y de honradez", ha declarado el presidente en una entrevista a las cadenas de televisión TF1 y France 2 desde Nueva York, donde asiste a la 64 Asamblea General de la ONU.

Aunque admitió que tiene muchos defectos, Sarkozy ha dejado claro también que "no soy un hombre que renuncia" y, por lo tanto, se mantendrá como víctima en este proceso, una de las mayores tramas políticas que ha llegado a los tribunales en Francia.

Su deseo es "que la justicia haga su trabajo" y aclare quién y por qué se falsificaron las listas de titulares de cuentas sospechosas en la sociedad luxemburguesa Clearstream, en las que aparecía su nombre. Sobre el argumento que plantea la defensa de Villepin, en el sentido de que Sarkozy debería retirar su acusación porque, en calidad de jefe de Estado, podría influir en la decisión judicial, Sarkozy recordó que cuando presentó su denuncia no era todavía presidente de la República.

Además, ha dicho, "el presidente de la República no tiene la tutela sobre los jueces". El juicio por este caso comenzó este lunes en el Tribunal Correccional de París con Villepin y otras cuatro personas en el banquillo de los acusados. La instrucción ha desvelado indicios que apuntan a que el ex primer ministro estaba al tanto de la existencia de la falsa lista en la que aparecía Sarkozy y, según la acusación, no hizo nada al respecto, consciente del daño político que podía acarrear a su entonces rival para las presidenciales de 2007 y ahora presidente. Sin embargo, Villepin siempre mantuvo su inocencia y denunció que todo esto responde a una maniobra de Sarkozy para desacreditarle.