Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU penaliza a Honduras recortando sus ayudas

Washington califica por primera vez los sucesos de junio como un "golpe de Estado"

La Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha ordenado hoy la terminación permanente de cualquier tipo de ayuda no humanitaria a Honduras, en un intento de presionar al país para que acepte retornar a su puesto a Manuel Zelaya, el presidente depuesto el pasado mes de junio.

"Ha tomado la decisión, en consecuencia con la legislación norteamericana, reconociendo la necesidad de fuertes medidas a la luz de la continua resistencia por parte del régimen de facto de adoptar los Acuerdos de San José [que exigen la restitución de Zelaya hasta que se celebren elecciones en noviembre] y por su negativa a restaurar el orden democrático y constitucional en Honduras", ha dicho su portavoz, Ian Kelly, en un comunicado.

Además, Kelly aclaró que "en este momento, no sería posible apoyar el resultado de las elecciones". Para ello, el portavoz instó al gobierno hondureño a que acepte las recomendaciones de los Acuerdos de San José, impulsados por el presidente de Costa Rica, Óscar Arias. "Una conclusión positiva de los procesos de Arias nos ofrecería una sólida base para proceder con las elecciones en noviembre", dijo.

Los expertos estiman que EE UU podría dejar de enviar a Honduras unos 200 millones de dólares (140 millones de euros), sobre todo destinados a asistencia militar. El pasado mes de junio, Washington había suspendido inicialmente una serie de ayudas por valor de 14 millones de euros, una medida que ahora se hace permanente.

La embajada estadounidense en Honduras ha dejado de emitir visados desde hace semanas. Además, a partir de hoy, el Departamento de Estado ha retirado los visados a una serie de funcionarios hondureños que han apoyado públicamente a Roberto Micheletti, que sucedió a Zelaya en el poder.