Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren los dos pilotos de un helicóptero militar peruano tras ser atacados por terroristas

El aparato intentaba rescatar a tres soldados heridos en otro ataque de la guerrilla en la sierra central del país

El piloto y el copiloto de un helicóptero de la Fuerza Aérea Peruana (FAP) murieron ayer tras ser atacados en pleno vuelo por terroristas, informó el ministro peruano de Defensa, Rafael Rey. La aeronave intentaba rescatar a tres militares que resultaron heridos en otro ataque terrorista sucedido el martes en el distrito de Acobamba, en la sierra central peruana, precisó Rey. La última vez que los terroristas derribaron un helicóptero militar en la zona, que forma parte del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE), fue en octubre de 1999.

Los terroristas habían redoblado sus ataques después de que el Ejército lanzara hace una semana una operación destinada a capturar a Jorge Quispe, uno de los jefes de la guerrilla de Sendero Luminoso, que participa en el tráfico de cocaína en la zona. En la operación murieron cuatro guerrilleros y dos soldados, pero el Ejército no logró apresar a Quispe, que según el Gobierno es uno de los principales "narcoterroristas".

El ministro identificó a los fallecidos n el ataque de ayer como el mayor FAP Angel Bejarano Pacheco y el mayor FAP Jorge Sánchez Pérez, piloto y copiloto de la nave, mientras que el comandante del Ejército Peruano (EP) Eddie Pasquel Alfaro sufrió una fractura de clavícula. Rey detalló que el ataque se produjo a las 17.30 horas de ayer (hora local), cuando la aeronave intentaba aterrizar para recoger a los heridos, y era protegida desde el aire por otro helicóptero.

"Estaban por aterrizar para rescatar a los heridos y fueron atacados por terroristas con armamento de largo alcance", expresó. El ministro añadió que, al ser atacada, la nave se encontraba a pocos metros del suelo, por lo que "se inclinó de cabeza y murieron sus pilotos". "Lamentablemente, es una nueva mala noticia que tengo que transmitir al país, pero tengo que resaltar el heroísmo de estas personas que fueron a ese operativo sabiendo el riesgo que corrían", dijo. Rey añadió que los heridos y los fallecidos aún permanecen en la zona, pero anunció un operativo de rescate cuyos detalles se negó a revelar "para no darle ventajas" a los terroristas.

El ataque se produjo a menos de 24 horas de que otro presunto destacamento narcoterrorista atacara a una patrulla del Ejército peruano, con un saldo de tres militares heridos por disparos de largo alcance. Este enfrentamiento se produjo en las inmediaciones de la localidad de Sinaijocha, en el distrito de Santo Domingo de Acobamba, que pertenece a la región de Junín, a unos 350 kilómetros de Lima. El pasado lunes, dos militares resultaron heridos en un ataque de una columna de Sendero perpetrado contra la base antiterrorista Unión Mantaro en la misma región. Por otra parte, las fuerzas armadas anunciaron ayer que tres presuntos terroristas fueron detenidos el lunes, durante un operativo conjunto del Ejército y la policía en la sierra central peruana.

Desde el aumento de las tropas desplegadas en el VRAE, en agosto de

2008, 40 militares han muerto, mientras que los guerrilleros han sufrido pocas bajas. El presidente peruano, Alan García, ha aumentado los fondos destinados a la zona con la intención de borrar los restos de la guerrilla de Sendero Luminoso, que prácticamente ha abandonado su ideología maoísta y de lucha contra el estado para centrarse en el tráfico de drogas.

El Gobierno insiste en que esta situación no afecta a la inversión extranjera, pero dos grandes proyectos mineros están localizados en el valle o en zonas cercanas: la mina Los Chancas, de Southern Copper, y Las Bambas, de Xstrata.

Perú es el segundo productor mundial de cocaína, tras Colombia, y los analistas creen que podría situarse en el primer lugar en pocos años. Colombia, que recibe miles de millones de dólares de Estados Unidos para la lucha contra la droga, ha reforzado sus programas de erradicación de cultivos. A su vez, los cultivadores peruanos tratan de ocupar ese nicho, por lo que el VRAE se ha convertido en el área de plantaciones de coca más densa y productiva del mundo.