Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez dice que la cumbre de Unasur puso en evidencia "la soledad de Colombia"

El presidente venezolano acusa a Bogotá y Washington de "mentir descaradamente" al ocultar el caracter "imperialista" del acuerdo

El acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos para que las tropas norteamericanas utilicen siete bases en suelo colombiano para operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo sigue enturbiando las relaciones entre Bogotá y Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha dicho este domingo que la cumbre de Unasur celebrada el pasado viernes en la ciudad argentina de Bariloche para desactivar la crisis ha puesto de manifiesto "la soledad del Gobierno de Colombia" en América Latina.

Después de calificar de "exitosa" la reunión, pese a la falta de compromisos para enterrar este nuevo choque diplomático, Chávez ha vuelto a cargar contra Colombia y Estados Unidos, porque "mienten descaradamente" al ocultar "la dominación imperial" que conlleva el último acuerdo militar entre Bogotá y Washington.

El mandatario venezolano se ha referido después al llamado "libro blanco", un informe que él mismo presentó al resto de miembros del Unasur el pasado viernes y que según Chávez es una prueba de la pretensión hegemónica de Estados Unidos en la región, a través de la instalación de "tropas, expertos y equipos de alta tecnología militar" en siete bases colombianas.

Según Chávez, "es un irrespeto a la inteligencia" que los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos afirmen que ese "libro blanco" es un "documento académico", redactado "en una universidad". "Eso es falso (...) es una estrategia para el dominio global que está en marcha", ha denunciado Chávez en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros en la sede del Gobierno.

El mismo viernes, Estados Unidos aseguró que ese documento exhibido por Chávez en la cumbre de Unasur es en realidad un informe de la Fuerza Aérea sobre planes de emergencias y ayuda humanitaria, y que en ningún caso contiene estrategias ni políticas del país. "Quizá están incluyendo la guerra como una tragedia humanitaria", se ha preguntado Chávez.

El balance de la cumbre, con todo, es muy positivo para Chávez, que considera "algo histórico" el hecho de que, por vez primera, "los presidentes de la región se reunieron "para debatir una decisión que ya tomó EE UU y logró imponérsela a uno de nuestros países".

"No hubo una sola voz de apoyo, pero ni un apoyo velado, todos nos alineamos en contra, cada quien con su estilo. A¡No queremos bases yanquis en Suramérica", ha proclamado Chávez.

También ha resaltado como "muy positivo" que el organismo regional haya, además, "acordado que el Consejo de Defensa Suramericano asuma su rol" de definir una estrategia común para la región en esa materia. Por último, Chávez ha insistido en que el uso de esas bases constituye una "amenaza" para la "revolución" socialista venezolana y para "toda la región."