"Es posible que las elecciones en Afganistán no sirvan para nada"

Ramón Lobo, enviado especial de EL PAÍS a Kabul, ha respondido a las preguntas de los lectores a dos días de las elecciones afganas

A dos días de que los afganos acudan a las urnas para elegir su próximo presidente, la inseguridad se acentúa en un país en el que todavía queda mucho por hacer. "Fuera de las grandes ciudades, más del 80% de los afganos son analfabetos. En este país no hay concepto de libertad individual. Muchos votarán lo que diga el jefe de la comunidad o de la familia". Ramón Lobo, enviado especial de EL PAÍS a Kabul, ha mostrado su pesimismo ante la utilidad de las elecciones: "Es posible que no sirvan para nada".

En la charla que el periodista ha mantenido con los lectores de ELPAÍS.com, ha asegurado que "son unas elecciones de consumo interno para países que tienen tropas aquí y mandan dinero". Uno de los lectores se preguntaba por las diferencias entre los dos principales candidatos, Karzai y Abdulá. Según el periodista, el segundo se podría considerar como "menos integrista", "pero habría que verlo en el poder. Karzai no lo era y pactó con los señores de la guerra y aprueba leyes integristas como la de la mujer chií".

Más información

Talibanes y mujeres han sido dos de las principales preocupaciones de los lectores en las preguntas al enviado especial. "Los talibanes son parte de la sociedad. El resultado de la pobreza y de los servicios secretos militares de un país limítrofe". En cuanto al papel de la mujer en la sociedad afgana, el periodista lo describe muy gráficamente: "Las mujeres viven en una cárcel", "son las víctimas de la guerra y del machismo de la tradición".

Los lectores se han mostrado interesados por el día a día en el país. Lobo asegura que no lleva escolta, y que lo único que hace falta para ir seguro por Kabul es "sentido común y ser amable con la gente". La vida diaria en la capital de Afganistán está siendo la protagonista de los Cuadernos de Kabul que publica ELPAÍS.com diariamente. En la charla, Ramón Lobo ha hecho algún otro apunte sobre la vida diaria en el país: "es difícil. El paro es enorme, no hay trabajo, el país es inseguro, no hay esperanzas claras. Pese a ello, son afables. Me gustan".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50