Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una dirigente chavista por atacar violentamente a una televisión opositora en Venezuela

Lina Ron, cercana a Hugo Chávez, se entrega a las autoridades y queda bajo custodia.- Chávez la critica: "Le hace daño a la revolución"

La Fiscalía venezolana ha ordenado este martes a la policía detener a la dirigente Lina Ron, afín al presidente Hugo Chávez, por el ataque que ella y su grupo perpetró el lunes a la emisora Globovisión de la red privada de televisión. En la violenta entrada de Ron y de una treintena de seguidores en las instalaciones de la emisora, amenazada con el cierre por el Gobierno de Chávez que la acusa de practicar "terrorismo mediático", resultó herida una agente policial y un empleado del canal.

Horas después, el mismo Chávez, en un acto militar, criticó duramente a Ron, a quien acusó de "hacer daño a la revolución". El presidente venezolano anunció que la dirigente se entregó a las autoridades y ha quedado bajo custodia.

"Es un acto contrarevolucionario, que no podemos permitir ni como revolucionarios, ni como Gobierno ni como Estado ... es un acto que atenta contra la paz del país", ha señalado Chávez en su discurso. "Se presentó y está detenida. No hay más alternativa, violó la ley y tiene que recibir el peso de la ley y los que andaban ahí con ella en un acto que es deplorable y contrarrevolucionario", sentenció Chávez.

La Fiscalía ha informado en un comunicado que "de acuerdo con las imágenes transmitidas por la empresa televisiva, un grupo de motociclistas se habría presentado frente a la sede de Globovisión y arrojaron bombas lacrimógenas al interior del edificio, luego de, presuntamente, someter al personal de seguridad con armas de fuego" En imágenes tomadas por la misma televisora, se ve a Ron liderando el ataque.

En el incidente el trabajador de Globovisión José Peña sufrió quemaduras en una mano debido a una de las dos bombas lacrimógenas lanzadas por los atacantes, y la agente policial resultó herida en la cabeza por un golpe con "objeto contundente".

Ésta no es la primera vez que Ron protagoniza incidentes de esta naturaleza. En 2008, la dirigente 'tomó la sede arzobispal de Caracas, después de que algunos sacerdotes católicos criticaran al Gobierno venezolano, hechos que también fueron condenados por Chávez.

Aunque el ministro del Interior, Tarek El Aissami, condenó el ataque y aseguró que los responsables serían llevados a la justicia, el director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, responsabilizó directamente al presidente venezolano.

"Hay heridos, sacaron armas de fuego (...); si el Gobierno lo que quiere es asesinarnos, acabar con nosotros hágalo de una vez", declaró Ravell a los periodistas.

Globovisión, crítico del Gobierno, afronta al menos cinco expedientes administrativos por parte del ente rector de las telecomunicaciones Conatel, dos de los cuales podrían acarrearle la inmediata revocación del permiso de transmisión.