Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Le Monde' denuncia la prohibición por Marruecos del primer sondeo sobre el rey

La mitad de los marroquíes sostiene que las mujeres gozan de demasiados derechos

El 61% de los marroquíes opina que la pobreza no se ha recortado o incluso se ha agravado durante el reinado de Mohamed VI. La mitad (49%) sostiene también que el nuevo código de familia , impulsado por el monarca, que entró en vigor en 2004, otorga demasiados derechos a la mujer pese a que no equipara legalmente a ambos sexos como sucede en Túnez. Sólo un 16% se pronuncia por lograr la igualdad.

Aún así, el 91% de los marroquíes hace un balance positivo e incluso muy positivo de la década transcurrida desde la entronización del nuevo rey mientras que sólo un 6% la tacha de negativa. El 49% afirma que Marruecos goza de una monarquía democrática frente al 33% que la describe como autoritaria. Por último, pese a que Mohamed VI es, según la revista estadounidense Forbes , el séptimo monarca más rico del mundo, sólo el 17% de los marroquíes critican el peso de las empresas reales en la economía que, para la gran mayoría, son un acicate para el crecimiento.

Todos estos datos, reveladores del conservadurismo de la sociedad marroquí y también de su apego a su jefe de Estado, no podrán ser conocidos directamente por los súbditos del rey. Los dos semanarios de Casablanca que los iban a publicar, Tel Quel y Nichane, en árabe, fueron secuestrados el sábado en la imprenta y sus cien mil ejemplares de tirada destruidos por orden del Ministerio del Interior . Tel Quel es la revista en francés de mayor difusión y Nichane es la segunda en árabe.

Ambas publicaciones habían encargado un sondeo, el primero sobre la monarquía, junto con el diario francés Le Monde que lo sacó este lunes a portada bajo el titular: "Marruecos: la encuesta prohibida" . El sondeo fue efectuado por el instituto marroquí LSM, filial de la empresa francesa CSA ,con una muestra de 1.108 personas.

"El pueblo juzga a su Rey", titulaba en portada "Tel Quel". "La monarquía no puede ser sometida a un sondeo cualquiera que sea su resultado", afirmó el ministro de Comunicación marroquí, Khalid Naciri , para justificar el secuestro. Algunos partidos políticos de la mayoría gubernamental, como el Movimiento Popular, emitieron comunicados rechazando el "ataque contra el carácter sagrado de la institución monárquica" perpetrado por los semanarios. El rey de Marruecos es, además de jefe de Estado, el jefe espiritual de los musulmanes marroquíes.

"El régimen marroquí no podía tomar una decisión más contestable, arbitraria, incomprensible y, digámoslo, absurda", escribe Eric Fottorino , director de Le Monde. El secuestro es "una injuria al pueblo" marroquí, concluye. El Sindicato Nacional de la Prensa Marroquí aseguró, por su parte, en un comunicado que la prohibición es "ilegal" porque "en Marruecos no hay ninguna ley que vete los sondeos".

"(...) el Gobierno de Marruecos ataca de nuevo la libertad de la prensa y de opinión", señala un comunicado de los semanarios secuestrados, "demostrando así sin paliativos que la democratización del régimen es un camino sembrado de obstáculos". Las organizaciones de defensa de la libertad de prensa Reporteros Sin Fronteras y el Comité de Protección de los Periodistas se han solidarizado con ambas publicaciones.