Micheletti asegura que si Zelaya regresa a Honduras será llevado ante la Justicia

El nuevo presidente hondureño regresa a Tegucigalpa sin reunirse con el depuesto mandatario

Tegucigalpa / San José - 10 jul 2009 - 08:58 UTC

El mandatario en ejercicio de Honduras, Roberto Micheletti, ha reiterado hoy en Tegucigalpa, a su regreso de Costa Rica, que si el depuesto presidente, Manuel Zelaya, retorna al país será llevado ante la justicia.

"Estamos de acuerdo con el retorno de él (Zelaya) acá, pero directamente a los juzgados", declaró Micheletti a los reporteros, después de que fuera instalada hoy en San José una comisión de diálogo para buscar una salida a la crisis política abierta en Honduras al ser depuesto el gobernante por los militares el 28 de junio pasado.

Micheletti ha retornado al país tras reunirse durante casi una hora con el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien aceptó mediar en la crisis política a petición del Gobierno estadounidense. Arias se entrevistó con ambas partes, pero la jornada finalizó sin que se sentaran en la misma mesa Zelaya y Micheletti, quien fue designado por el Parlamento al frente del Ejecutivo. Micheletti dijo que "estamos bien, sin novedades y contentos.

Más información

"Sabemos que la situación con los demás países de América y el mundo es un poco difícil, pero tengo mucha fe en Dios en que poco a poco vamos a ir recuperando esa credibilidad que necesitamos nosotros", ha señalado. Micheletti ha asegurado que en Honduras no se un golpe de Estado sino "una sucesión constitucional".

Por separado

Mientras tanto, las comisiones que representan tanto a Micheletti como a Zelaya permanecen en la capital costarricense. La idea del presidente de Costa Rica era poder reunir cuanto antes a las dos partes involucradas en el conflicto, pero de momento sólo ha logrado encontrarse con cada una por separado. Arias recibió primero en su residencia particular a Zelaya, quien dijo en una breve declaración que le agradecía sus esfuerzos de mediación y haber escuchado a distintos "sectores" de la sociedad hondureña.

Posteriormente, el costarricense se reunió con Micheletti, que había llegado a Costa Rica horas antes pero se quedó en el aeropuerto durante casi tres horas al saber que Zelaya se encontraba con Arias y pidiendo "garantías de seguridad". Al llegar al país, el gobernante en ejercicio declaró que trabajaría "incansablemente para alcanzar una solución exitosa a la crisis política que atraviesa Honduras desde el pasado 28 de junio, cuando el Ejército dio un golpe de Estado a Zelaya y expulsó del país a Zelaya.

Comisiones de diálogo

Cuando el mandatario derrocado abandonó la vivienda de Arias, Micheletti se dirigió allí para entrevistarse en privado con el mediador. Al final del encuentro, Micheletti anunció su intención de regresar a Honduras de inmediato y delegar en una comisión formada por cuatro miembros las conversaciones de San José. Además, confirmó que no adelantara las elecciones previstas para el 29 de noviembre próximo en su país y se mostró confiado en que los hondureños podrán resolver sus "problemas internos".

Por su parte, Zelaya también ha nombrado otra comisión de cuatro personas y ambos equipos han mantenido ya su primer encuentro. La ministra costarricense de Comunicación, Mayi Antillón, ha asegurado que lo importante es que "se ha iniciado el diálogo y se está conversando respetuosamente". Según Antillón, esta es una "primera etapa" en la que se pretende "romper el hielo" para elaborar la agenda de asuntos a tratar, por lo que Arias está escuchando las posiciones de ambos bandos.

La ministra ha negado que las gestiones en Costa Rica hayan fracasado al no concretarse el esperado encuentro entre ambos líderes políticos, aunque evitó pronosticar cuánto tiempo se alargará esta primera fase de diálogo.

Lo más visto en...

Top 50