Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Musaví reclama "contención" a los suyos para evitar un baño de sangre

Ahmadineyad exige a EE UU y al Reino Unido que dejen de interferir en Irán

El líder opositor iraní Mir Hosein Musaví ha reclamado este domingo a sus partidarios que contengan su enfado en las protestas que llevan a cabo contra el régimen iraní y contra las presuntas irregularidades perpetradas en el recuento de votos en las elecciones presidenciales que la semana pasada concedieron la presidencia a su rival ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

En una jornada de tensa calma tras los sangrientos enfrentamientos del sábado entre manifestantes y fuerzas policiales y paramilitares, que se saldaron con 10 muertos y un centenar de heridos, Musaví ha emplazado a a sus seguidores a que mantengan el pulso al régimen con sus protestas pero que "muestren contención". "Espero que las fuerzas armadas eviten causar daños irreparables", ha afirmado Musavi en un comunicado publicado en su página web. "La protesta contra las mentiras y el fraude es vuestro derecho. Hoy el país llora por (...) los muertos en las protestas. Os pido seguir en calma", ha recomendado.

Además, Musaví ha condenado las "detenciones masivas" durante las ocho jornadas ininterrumpidas de manifestaciones. "Estos arrestos provocarán una escisión entre la sociedad y las fuerzas armadas del país", ha advertido el candidato derrotado, que sigue exigiendo la anulación de los comicios y no un recuento parcial de un escueto 10% votos como ha concedido el régimen de los ayatolás.

Aviso a Reino Unido y EE UU

Horas antes, el presidente electo Mahmoud Ahmadineyad ha exigido al Reino Unido y a Estados Unidos que dejen de interferir en los asuntos internos de Irán, informa la agencia de noticias Isna. "Quieren minimizar la grandeza que ha logrado el pueblo iraní dentro y fuera del país, tras las elecciones presidenciales" del 12 de junio, ha asegurado Ahmadineyad.

"Con estas opiniones prematuras os saldréis con toda seguridad del círculo de los amigos de Irán, así que os aconsejo enmendar vuestra postura intervencionista", ha advertido Ahmadineyad en referencia a las potencias anglosajonas. Según el mandatario, estos países no conocen al pueblo iraní y se equivocan al enjuiciar "estos acontecimientos que elevan aún más la importancia de la República Islámica de Irán".

A las exigencia Mahmud Ahmadineyad a EE UU y Reino Unido se suman las declaraciones del ministro de Exteriores iraní, Manucher Motaki que ha criticado duramente a los países occidentales por sus declaraciones sobre el proceso electoral celebrado en la república islámica el pasado 12 de junio. Motaki, que se ha dirigido a los diplomáticos extranjeros que están en el país a través de la televisión nacional, ha denunciado lo que él ha denominado como "comentarios entrometidos" por parte de los oficiales británicos. También ha tenido palabras para Francia y Alemania y además, el ministro ha insinuado que personas relacionadas con la inteligencia británica ha viajado a Irán antes de las elecciones.

La campaña contra Occidente se dirige también hacia la prensa. El portavoz del ministerio iraní de Exteriores, Hasan Qashqavi, ha acusado a los medios de comunicación británicos y estadounidenses de fomentar los disturbios y las protestas y ha advertido de las consecuencias que, para la población, puede suponer estar en contacto con ellos. Incluso el intercambio de correos electrónicos, ha dicho el portavoz, está considerado un delito contra la seguridad nacional, porque el objetivo de los medios es perturbar la unidad de Irán y fomentar la desintegración del país.

Musaví gana apoyos

Al ya conocido respaldo a Musaví del ex presidente Mohamed Jatami se suma ahora la del ayatolá Hosein Alí Montazeri, un disidente y líder histórico de la Revolución Islámica. "Resistirse a las demandas del pueblo está prohibido por la religión (...). Convoco tres días de luto nacional a partir del miércoles", afirmó Montazeri en un comunicado publicado en su página web. Montazeri fue uno de los líderes más prominentes de la Revolución Islámica de 1979, pero pronto manifestó sus discrepancias con la dirección que tomó el régimen islámico e incluso ha estado bajo arresto domiciliario algunos años.

También es significativo el discurso moderado del presidente del Parlamento iraní, quien realizó una llamada a la calma y emplazó a los opositores al régimen a que empleen la vía de la legalidad para conseguir sus propósios. Ali Lariyani ha denunciado que el Consejo de Guardianes no es neutral y que se debe respetar la opinión de aquellos que creen que las elecciones no han sido limpias. En una clara y abierta crítica al Gobierno y en cierta manera al líder de la Revolución, el ayatolá Ali Jamenei, que ha respaldado los resultados de las elecciones generales celebradas la semana pasada que concedieron la victoria por una sorprendente mayoría absoluta al presidente Ahmadineyad, el político también ha criticado la falta de neutralidad de la televisión estatal iraní.

"La mayoría de la gente cree que los resultados electorales son diferentes a los que se han anunciado. La opinión de esta mayoría debe ser respetada y debe ser diferenciada de los saboteadores y de los infieles" ha dicho Lariyani en la televisión estatal. Sobre el Consejo ha comentado: "Aunque está integrado por gente de religión, creo que algunos miembros no quieren apoyar a cierto candidato a la presidencia".

El viernes pasado, en un inusual sermón en la mezquita de la Universidad de Teherán, el ayatolá Jamenei afirmó que no ha habido fraude y que la victoria corresponde a Ahmadineyad, con quien comparte ideas sobre el futuro del país. "Los Guardianes deben esforzarse al máximo para conseguir que quienes protestan confíen y estén convencidos de que sus quejas serán tratadas como corresponde", ha dicho Lariyani, que hasta la fecha estaba considerado como uno de los hombres cercanos al líder.

Detenciones de supuestos terroristas

La policía iraní ha confirmado a través de la televisión nacional la detención de varios miembros del grupo opositor ilegal Muyahidin Jalq (Combatientes del pueblo), considerados terroristas por el Gobierno iraní, acusados de causar graves disturbios durante los últimos días de protestas tras las elecciones.

Según la información difundida, los miembros de este grupo habían entrado en el país a través de Irak, donde habían recibido "entrenamiento terrorista". "Los líderes de este grupo han instado a sus miembros a cometer actos terroristas como el incendio de autobuses y gasolineras o la destrucción del mobiliario urbano, además de atacar a las milicias islámicas", ha dicho un portavoz policial.

Muyahidin Jalq es un grupo de oposición armada iraní que en la década de los 80 buscó refugio en el Irak que entonces dirigía Sadam Hussein, desde donde lanzó ataques contra el territorio iraní. Ahora, casi tres mil de ellos están en condiciones muy precarias, ya que Irak ha decidido su expulsión del país y no pueden regresar a Irán.

El Gobierno iraní expulsa al corresponsal de la BBC

El corresponsal en Teherán de la cadena británica BBC John Leyne ha recibido una orden de expulsión del país que deberá cumplir en 24 horas, según informa la agencia semioficial Fars y ha confirmado la propia BBC. El Gobierno iraní acusa al periodista de dar noticias falsas y apoyar a los saboteadores. Las autoridades de Teherán le acusan igualmente "de no mantener la objetividad" en las informaciones que ha proporcionado a la cadena británica, que ya denunció la interferencia de sus emisiones en lengua farsi. El Gobierno de Teherán sostiene que el periodista "ha echado leña a los disturbios" y no ha cumplido con el código ético de los periodistas. El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hasan Qashqavi, ha vuelto a acusar hoy a los medios de comunicación británicos y estadounidenses de fomentar los disturbios y las protestas que desde hace más de una semana agitan el país.

Teherán convoca a representantes y embajadores de la UE

El Gobierno iraní ha convocado a lo largo del día a los embajadores y representantes de los países de la Unión Europea en Teherán, según han informado fuentes diplomáticas de la República Checa, país que preside este semestre la UE. Fuentes de la presidencia checa han explicado que la UE trabaja en la redacción un nuevo comunicado que esperan hacer público "lo antes posible", una vez cuente con el visto bueno de los Veintisiete.

Más información