Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tensión en Irán

Musaví mantiene su desafío al pedir que se anulen los comicios

El régimen anuncia un recuento al azar del 10% de los votos

El Consejo de Guardianes, el órgano encargado de ratificar los resultados electorales en Irán, se declaró ayer dispuesto a recontar los votos en "un 10% aleatorio de las urnas" usadas en las disputadas presidenciales del 12 de junio. Su decisión se produce después de una semana de protestas en la calle por parte de los partidarios del candidato derrotado Mir Hosein Musaví. Si se realiza de acuerdo con criterios estadísticos adecuados, ese recuento sería suficiente para establecer la fiabilidad del resultado final. Sin embargo, Musaví ya lo ha rechazado y, en una carta al Consejo, insiste en que se anulen los comicios.

"Aunque el Consejo de Guardianes no está obligado legalmente, estamos dispuestos a recontar el 10% de las urnas de forma aleatoria, en presencia de los representantes de los tres candidatos derrotados]", anunció un portavoz de esa especie de Cámara alta no elegida. Sus 12 integrantes, seis clérigos designados por el líder supremo y seis juristas nombrados por el Parlamento, aceptaron el martes hacer un recuento parcial, ante las quejas de Musaví y del reformista Mehdi Karrubí. No obstante, rechazaron anular la elección como pedían ambos.

"Estadísticamente, un recuento del 10% de los votos en cualquier país es suficiente para extrapolar el resultado al total del escrutinio", explica Luciano Zaccara, director del Observatorio Electoral TEIM de la Universidad Autónoma. "La clave aquí es su carácter aleatorio", precisa este estudioso que ha seguido los comicios en Teherán. "Es necesario que la muestra sea suficientemente representativa del país, núcleos urbanos y rurales, norte y sur". En total hubo 45.000 mesas y 12.000 colegios electorales móviles, pero recontar 5.700 mesas no necesariamente equivale al 10% de los votos, ya que los iraníes pueden votar en cualquier lugar.

Musaví no ha esperado a conocer los detalles. En una carta enviada al Consejo y difundida en su página web, sigue insistiendo en que se cancele la votación del día 12 y se convoquen nuevos comicios. De hecho, ni él ni Karrubí acudieron por la mañana a la reunión a la que los consejeros habían invitado a los tres candidatos derrotados para debatir sus quejas. Sólo el conservador Mohsén Rezai asistió. Rezai ha denunciado que en varias circunscripciones la participación fue del 140%, según el sitio web Tabnak. No está claro cómo hizo ese cálculo dado que no existe un reparto del censo por circunscripción.

"Después de la intervención del líder supremo [el viernes], ni la reunión ni el recuento tienen ningún sentido", interpreta un embajador europeo. En su opinión, el ayatolá Alí Jamenei dejó claro que el ganador ha sido Mahmud Ahmadineyad, que rechaza las acusaciones de fraude y que sea cual sea el resultado de la investigación que él mismo encargó al Consejo, el resultado final no va a cambiar eso. "Sus palabras han vaciado de contenido cualquier gesto de esa cámara", insiste la fuente para quien, al colocarse al lado de uno de los candidatos, el líder ha perdido su carácter de árbitro del proceso político y la inviolabilidad que ese status le garantizaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de junio de 2009