Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Raúl Castro sustituye al presidente del Banco Central de Cuba

Francisco Soberón fue "liberado de sus funciones" por "voluntad propia", según una nota oficial publicada en el diario 'Granma'

El Gobierno de Raúl Castro sigue con los cambios ministeriales. En momentos en que el país atraviesa una delicada situación económica, el presidente del Banco Central de Cuba, Francisco Soberón, fue "liberado de sus funciones" por "voluntad propia", según una nota oficial publicada en el diario Granma. Soberon, de 65 años, fue uno de los protagonistas principales del proceso de centralización económica vivido en la isla en la última década y es creador del lema Ahorro o muerte, hoy de máxima vigencia en el país.

Según el comunicado, Soberón pidió su relevo al presidente cubano, Raúl Castro, después de ejercer el cargo de ministro-presidente del Banco Central durante 15 años. Su objetivo es dedicarse ahora a "a investigar y escribir sobre finanzas internacionales, poniendo sus resultados a disposición del Partido y del Gobierno".

Por la forma en que se anunció no se trata de un cese deshonroso. La nota oficial asegura que el funcionario ejerció el cargo "con lealtad y honestidad al igual que la mayoría de los ministros que fueron sustituidos" recientemente, en alusión a la reestructuración que se produjo el 2 de marzo, en la que cayeron en desgracia el vicepresidente Carlos Lage y el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, acusados de "ambición" y "indignidad".

Soberón fue uno de los seis colaboradores escogidos por Fidel Castro el 31 de julio de 2006, al caer enfermo, para acompañar a su hermano en el ejercicio provisional del poder. Entre las funciones que le atribuyó entonces el líder cubano figuró "gestionar y priorizar" los fondos correspondientes a los programas de Salud, Educación y Energético. En esa tarea estuvo acompañado por Lage y Pérez Roque.

Soberón era uno de los tecnócratas más reputados del Gobierno cubano y ha sido sustituido por Ernesto Medina, que hasta ahora ocupaba el cargo de presidente del Banco Financiero Internacional. Su renuncia se produce en momentos en que Cuba sufre el impacto de la crisis internacional y aplica un drástico programa de ahorro. En la calle se habla ya del regreso de "un "mini periodo especial", con apagones y fuertes restricciones al consumo.

Economistas independientes aseguran que este año la economía cubana crecerá sólo un 1% o incluso decrecerá, muy lejos del 6% de crecimiento estimado por las autoridades en enero. Dicho estimado fue reducido recientemente en 2 puntos por el ministerio de Economía. En ello ha influido la subida de los precios de los alimentos y otros productos que Cuba importa, unido a la bajada de los precios del níquel, principal exportación cubana. El turismo, segunda fuente de ingresos de la isla, también sufrirá este año los embates de la crisis, agravada por el paso de dos huracanes en 2008 que dejaron cerca de 10.000 millones de dólares en pérdidas, aproximadamente un 20% del PIB.