Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pentágono advierte que no tolerará que Pyongyang se convierta en una potencia nuclear

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, asegura que hay un riesgo potencial de carrera de armas en la zona

El cruce de amenazas y respuestas sobre la crisis norcoreana ha continuado este sábado. Le ha tocado el turno a Estados Unidos, que, por medio del Secretario de Defensa, Robert Gates, ha advertido a Pyongyang que no tolerará que se dote de armas atómicas. "No nos quedaremos esperando a que Corea del Norte desarrolle la capacidad de causar destrucción a cualquier objetivo en la región o a nosotros. No aceptaremos que Corea del Norte se convierta en un Estado nuclear", ha afirmado durante una reunión sobre seguridad en Asia celebrada en Singapur. Sin embargo, no ha dicho de qué forma pretende evitarlo Washington.

Gates ha asegurado que hay un riesgo potencial de carrera de armas en la zona, ha reafirmado el compromiso estadounidense de defender Japón y Corea del Sur, y ha avisado al régimen de Kim Jong-il contra cualquier intento de exportar tecnología atómica. "La transferencia de armamento nuclear o material a estados u otras entidades sería considerada una grave amenaza contra Estados Unidos y nuestros aliados. Haríamos totalmente responsable a Corea del Norte de las consecuencias de tal acción". Los expertos militares afirman que Pyongyang ha ingresado numerosas divisas, gracias a la venta de tecnología de misiles, y temen que pueda hacer lo mismo con la atómica.

Pyongyang ensayó un nuevo misil de corto alcance el viernes pasado, que se sumó a los lanzados a principios de semana, y dijo que responderá con "medidas adicionales de autodefensa" si la ONU le impone sanciones en respuesta a la prueba atómica subterránea realizada el lunes pasado. Se prevé que el Consejo de Seguridad adopte una decisión a principios de esta semana.

Satélites espías han detectado indicios de que el Norte puede estar preparando el ensayo de un misil balístico de largo alcance, según ha dicho el Ministerio de Defensa surcoreano. Han registrado lo que parecen ser movimientos para transportar por tren un cohete desde una fábrica en las cercanías de Pyongyang a la rampa de lanzamiento en el noreste del país. Los expertos consideran que el objetivo final del Norte es contar con una bomba atómica que se pueda montar en un misil intercontinental, capaz de alcanzar Estados Unidos.

Gates ha dicho que no cree que el programa atómico norcoreano suponga una "amenaza directa" actualmente para Estados Unidos, pero ha asegurado que el desarrollo de misiles es "precursor de un futuro oscuro".

China, que es visto como un país clave en la resolución de la crisis, ha pedido calma. "La península coreana debe avanzar hacia la desnuclearización. Esperamos que todas las partes implicadas mantengan la cabeza fría", ha señalado Ma Xiaotian, subjefe de la junta de estado mayor del Ejército Popular de Liberación.