Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los diputados británicos dejarán su puesto por el escándalo de las facturas

Una investigación del diario 'The Times' prevé que el voto de castigo y las dimisiones harán que 325 de los 646 parlamentarios abandonen su escaño tras las próximas elecciones

El escándalo sobre las partidas de gastos privados de los diputados en Reino Unido ocasionará la mayor renovación del Parlamento británico desde 1945. Una proyección publicada hoy por la edición dominical del diario The Times asegura que, entre dimisiones forzadas, retiros y el castigo de los votantes en las urnas; al menos la mitad de los 646 miembros de la Cámara de los Comunes no estará en la misma tras las próximas elecciones generales.

Según las previsiones del rotativo británico, alrededor de 30 parlamentarios se verán obligados a abandonar sus cargos de aquí a los comicios previstos para dentro de un año, mientras que unos 200 se retirarán para no tener que enfrentarse al enfado de los ciudadanos. Además, sobre 90 diputados serán derrotados en las urnas.

La investigación de The Times, que ha sido dirigida por el director del centro electoral de la Universidad de Plymouth, Colin Ralllings, señala además que el partido laborista del actual primer ministro, Gordon Brown, saldrá más perjudicado que el partido conservador. En el primero, donde ya se han anunciado las primeras dimisiones, al menos 170 de sus miembros no se presentarán a la reelección aduciendo razones diversas. La misma decisión han tomado ya alrededor de 55 tories.

Pero hay dos datos más que, según el estudio, avalan la profunda renovación que vivirá uno de los parlamentos más antiguos del mundo. Por un lado, el castigo de los votantes a los actuales diputados de ambas formaciones. Por otro, el cambio de la actual mayoría laborista a una nueva mayoría conservadora, algo que muchas encuestas ya preveían antes de la actual crisis política.

De confirmarse el número de 325 nuevos diputados, el escándalo por las partidas de gastos de los políticos dejará una segunda cifra para la historia. Si el pasado martes el Presidente de los Comunes, Michael Martin, anunciaba su dimisión, un hecho insólito en más de 300 años; la entrada de 325 diputados se confirmaría como una de las mayores crisis políticas de la Cámara Baja. Las hemerotecas sólo recuerdan un hecho similar en 1945, pero entonces Reino Unido vivía todavía bajo los efectos de la Segunda Guerra Mundial.