Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex presidente de Corea del Sur se suicida arrojándose desde un barranco

Roh Moo-hyun estaba implicado en un caso de corrupción.- Ocupó la presidencia del país entre 2003 y 2008

Roh Moo-hyun, presidente de Corea del Sur entre 2003 y febrero de 2008, se ha suicidado hoy en plena investigación de un escándalo por supuestos sobornos millonarios durante su mandato, según informaron los medios surcoreanos.

El ex mandatario se precipitó al vacío desde lo alto de una montaña rocosa cercana a su casa; en un primer momento se especuló con que fuera un accidente, aunque luego se ha comprobado que dejó en su ordenador una nota para su familia en la que le pedía que no lloraran, daba instrucciones para su cremación y confesaba que los últimos tiempos han sido "muy duros", según informó la agencia surcoreana Yonhap.

Su antiguo secretario y abogado, Moon Jae-in, ha declarado que el ex mandatario, un abogado progresista de 62 años, "al parecer se tiró" por decisión propia, lo que hizo aprovechando un descuido del guardaespaldas que lo acompañaba en su paseo por la montaña.

Perseguido por la Justicia

El pasado 30 de abril, Roh Moo-hyun compareció ante la oficina de Fiscalía en Seúl para declarar por su presunta implicación en un escándalo de soborno y pidió perdón a los surcoreanos por lo sucedido. Durante su intervención, admitió que su mujer, Kwon Yang-sook, había aceptado dinero de Park Yeon-cha, dirigente de la compañía de calzado surcoreana Taekwang Industry arrestado por numerosos sobornos a altos funcionarios de la Administración del ex presidente.

El ex mandatario surcoreano estaba bajo sospecha de haber tenido conocimiento de los cinco millones de dólares que ese empresario entregó a su hijo, Roh Gun-ho, y a su sobrino, Yeon Cheol-ho.

Durante sus cinco años de mandato, Roh pretendió modernizar la economía surcoreana y dar un impulso definitivo a la paz con Corea del Norte, para lo que en octubre de 2007 celebró una histórica cumbre en Pyongyang con el líder norcoreano, Kim Jong-il, en busca de una "paz permanente", tal como ambos llegaron a firmar en una declaración histórica a favor de la desnuclearización de la península, una mayor cooperación económica y un tratado de paz.