Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El libro que más fustiga a Mohamed VI

Ali Amar, periodista marroquí, desata una polémica con un ensayo muy crítico con motivo del décimo aniversario de la entronización del actual rey de Marruecos

"Son incontables sus ataques de ira que padecen sus más íntimos colaboradores". "La lista de los humillados y desterrados por haber tenido la desgracia de desagradar al rey sigue alargándose". "Hasta en el más pequeño detalle del protocolo sobre el culto de la personalidad se lleva al paroxismo para imponer, preservar y mantener el carácter sagrado del poder divino del descendiente del Profeta". "Mohamed VI es un rey epicúreo al que, después de haber sido aplastado durante su juventud por un padre autócrata, le gusta fugarse a París o a Roma para codearse e imitar a las estrellas del espectáculo poniéndose su vestimenta de artistas".

Ali Amar, cofundador en Casablanca del semanario de oposición Le Journal Hebdomadaire, describe en estos términos al rey de Marruecos en su ensayo Mohamed VI. El gran malentendido puesto en venta hace dos semanas en Francia por la editorial Calmann-Lévy con motivo del fallecimiento, hace diez años, de Hassan II y de la entronización de su hijo que entonces tenía 35 años.

El libro de Amar es el más fustigador de cuantos se han escrito sobre Mohamed VI desde que hace ya siete años un periodista del diario Le Monde, Jean-Pierre Tuquoi, publicase El último rey. Crepúsculo de una dinastía (Galaxia Gutenberg). Es además la primera vez que "un súbdito de Su Majestad se atreve a abordar -es un ejercicio arriesgado- en un ensayo" la década de Mohamed VI y "lo hace sin guantes", resalta el último número del semanario Tel Quel de Casablanca.

Sin que haya sido expresamente censurado, el libro no se va distribuir en Marruecos. Aún así suscita una gran polémica cuyo principal protagonista no es el palacio real sino Muley Hicham, primo del monarca y tercero en la línea de sucesión al trono. Desde que se distanció de Hassan II y aboga por la democratización de Marruecos se le conoce por el apodo de "príncipe rojo".

Moulay Hicham fue declarado en 1999 persona non grata en palacio por Mohamed VI. Aún así frecuenta asiduamente a la familia real y su esposa, Malika, y sus hijos, sí tienen acceso a los aposentos reales. Durante toda esta década el príncipe ha mantenido estrechas relaciones con intelectuales y periodistas críticos con el régimen marroquí entre ellos Ali Amar.

En el último párrafo de su libro Amar expresa su agradecimiento al príncipe. "(...) mi comprensión de los enigmas del "majzén" (entorno del rey) no sería la que es sin el príncipe Moulay Hicham y su esposa Malika que, por amistad, me han permitido compartir con pasión, durante todos estos años, sus conocimientos sobre el tema y sus recuerdos". Más de un lector ha llegado a la conclusión de que el príncipe había inspirado el libro.

La gratitud de Amar ha puesto en apuros a Moulay Hicham. "A sus ojos Ali Amar se merece el apodo de Brutus", escribe el semanario L'Observateur de Casablanca. Desde que se publicó el libro el príncipe no ceja de enviar cartas a loa prensa arremetiendo contra el autor y su ensayo. Niega haberle "introducido en los supuestos arcanos del palacio", afirma haber roto cualquier contacto con él desde hace dos años, le reprocha atacar la vida privada del monarca.

"En lugar de establecer un balance serio y objetivo de estos diez años de reinado, el autor nos proporciona una serie de clichés malintencionados sobre la persona del rey, de su esposa, sobre la familia real así como sobre numerosas personalidades políticas (...)", se lamenta el príncipe. "Rechazo ser instrumentalizado con ese objetivo nada encomiable", concluye.

Moulay Hicham es el que ha reaccionado con más virulencia, pero otros muchos personajes han desmentido o matizado las frases que se les atribuyen. Es el caso, por ejemplo, de Driss Jettu, primer ministro hasta hace 19 meses. Amar recoge una conversación mantenida con él tras la primera prohibición de Le Journal Hebdomadaire en 2000. "En palacio", afirma Jettu, "no se leen al detalle todos sus artículos y su sentido general no siempre se comprende". "Tratar con ellos no es hacerlo con intelectuales".

Al menos otros dos libros conmemoran el décimo aniversario de la entronización. Mohamed VI, el príncipe que no quería ser rey, de Ferran Sales, ex corresponsal de EL PAÍS en Marruecos, fue puesto a la venta el mes pasado por la editorial madrileña La Catarata. Pierre Vermeren, un profesor francés autor de varios ensayos sobre Marruecos, sacará el mes próximo en París Mohamed VI. La transición inacabada en la editorial La Découverte.