Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas tres personas por el asesinato de dos soldados en Irlanda del Norte

El atentado perpetrado el pasado sábado por una facción disidente del IRA

La Policía ha detenido a tres hombres en Irlanda del Norte por su presunta implicación en el atentado que mató a dos soldados británicos de la base norirlandesa de Massereene, en Antrim, el pasado sábado. El atentado fue reivindicado por el IRA-Auténtico. Este grupo, fundado en 1997, lo forman disidentes del IRA que se opone al proceso de paz norirlandés y a la estrategia democrática del brazo político del Ejército Republicano Irlandés, el Sinn Fein, que preside Gerry Adams.

Los tres hombres- de 41, 32 y 21 años- han sido detenidos en la zona de Lurgan y Bellaghy y están siendo interrogados, según la policía de Irlanda del Norte. En el ataque, ocurrido el pasado sábado, fallecieron dos soldados británicos y otras cuatro personas, dos civiles y dos militares, resultaron heridas. Los autores del atentado entraron en el cuartel aprovechando un momento en que las puertas se abrieron para recibir una pizza que los militares habían encargado a domicilio.

Estas detenciones se producen después de que en la noche del viernes fuera detenido un hombre supuestamente vinculado con el asesinato el lunes del agente Stephen Carroll, una acción atribuida al IRA de Continuidad, una escisión, al igual que el IRA Auténtico, del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA). Según fuentes policiales, el sospechoso ronda la veintena de años y es la tercera persona detenida en relación con este atentado. Los otros dos detenidos, de 17 y 37, fueron arrestados el martes en la localidad de Craigavon, la misma población donde Carroll, de 48 años, murió tiroteado cuando investigaba la denuncia telefónica de una mujer sobre una actividad sospechosa en la zona.

Todos los partidos norirlandeses así como los Gobiernos de Reino Unido e Irlanda han condenado estos actos terroristas, que han sembrado cierta inquietud sobre el proceso de pacificación de la provincia que abrieron los Acuerdos de Viernes Santo de 1998. Las fuerzas políticas, tanto los republicanos católicos como los unionistas protestantes, reforzaron su compromiso con el proceso de paz y miles de personas se manifestaron el miércoles por las principales ciudades norirlandesas en contra de la violencia.