Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres años de cárcel para el iraquí que lanzó sus zapatos a Bush

La sentencia descarta el ataque y considera "ofensa" la acción de Montazer al Zaidi que intentó agredir al presidente de EE UU el pasado 14 de diciembre

El Tribunal Central Criminal de Irak ha sentenciado hoy a tres años de prisión al periodista iraquí Montazer al Zaidi por lanzar sus zapatos contra el presidente estadounidense George W. Bush, según el canal de televisión Al Bagdadia. La acción del iraquí ha sido considerada una ofensa y no un ataque.

El tribunal ha aceptado el criterio de la defensa de que la acción del periodista no podía considerarse como un ataque a un jefe de Estado, sino como una ofensa. El código penal iraquí recoge una pena de entre siete y 15 años por atacar a un jefe de Estado extranjero durante una visita oficial. Si los cargos se reducen a "insulto", la pena puede reducirse a dos años de cárcel o una multa. Ninguno de los dos zapatos alcanzó al ex presidente estadounidense, que consiguió esquivarlos.

Al Zaidi lanzó sus dos zapatos a Bush en una rueda de prensa el pasado 14 de diciembre que el dirigente norteamericano ofrecía en Bagdad junto al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki. El periodista iraquí, de 27 años, se había declarado no culpable en anteriores sesiones del juicio en Bagdad y había explicado que su reacción fue "natural, como la de cualquier iraquí".

Zapatos e insultos

Los abogados de Zaidi han defendido que el periodista se limitó a expresar su oposición a la presencia de EE UU en Irak y que Bush no estuvo en peligro en ningún momento. Zaidi lanzó sus dos zapatos e insultó al ex mandatario estadounidense llamándole "perro". En Irak, igual que en gran parte del mundo árabe, arrojar un zapato es una de las mayores ofensas que se pueden cometer contra una persona, al igual que llamarlo "perro". También dijo que su acción era un "beso de despedida" de aquellos que habían resultado muertos, huérfanos o viudos en Irak.

"Sentí que la sangre de los inocentes corría debajo de mis pies cuando vi la sonrisa de Bush, que vino para despedirse de Irak en la última cena, tras dejar más de un millón de mártires, además de la destrucción económica y social del país", agregó el periodista en esa la primera sesión del juicio que se llevó a cabo el 19 de febrero pasado.

Al Zaidi trabaja para el canal de televisión vía satélite Al Bagdadia, cuya sede está en El Cairo. El periodista, al que defienden en los tribunales prestigiosos abogados iraquíes, tiene derecho de apelar la sentencia, aunque este paso no ha sido anunciado aún por el equipo que le defiende. El acto de Al Zaidi lo convirtió en héroe nacional y sentó precedentes en protestas públicas por todo el mundo contra la política internacional de Estados Unidos.