Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton inicia el deshielo con Rusia con una reunión con el ministro de Exteriores

La secretaria de Estado de EE UU se presenta ante su homólogo ruso con un botón de 'reset', para comenzar de cero unas relaciones que se vieron muy dañadas durante la Administración Bush

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton se ha presentado este viernes ante su homólogo ruso, Sergei Lavrov, con un botón rojo de reset, como símbolo para comenzar de cero unas relaciones que alcanzaron su peor nivel desde la Guerra Fría durante la Administración Bush. "Me gustaría entregarle un pequeño regalo que representa lo que el presidente Obama, el vicepresidente Biden y yo hemos estado diciendo: queremos comenzar de cero nuestras relaciones y lo haremos conjuntamente", dijo la jefa de la diplomacia estadounidense al darle a Lavrov una pequeña caja amarilla con un botón rojo antes de su primera reunión desde que Obama accedió a la Casa Blanca, celebrada en el terreno neutral de Ginebra.

Lavrov y la predecesora de Clinton, Condoleezza Rice, tuvieron una relación difícil, pero la nueva secretaria de Estado sonreía y se mostraba relajada. Incluso Lavrov ha bromeado ya que la palabra reset está mal escrita en ruso en el botón.

"Sabemos que esto tomará tiempo, pero la discusión ha sido muy productiva", afirmó Clinton, en la conferencia de prensa conjunta que ofrecieron después de compartir una cena en el hotel Intercontinental. Entre los asuntos considerados prioritarios, Clinton citó la renegociación del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START 1) y el fortalecimiento de su cooperación en Afganistán. Sobre Afganistán, consideró que la cooperación en ese país es de interés para todos, y dio las gracias a Lavrov por el anuncio de Rusia de que permitirá el paso por su territorio de materiales de aprovisionamiento para las tropas de EE UU en el país asiático.

Otro asunto espinoso en las relaciones bilaterales es el escudo antimisiles que Bush quería instalar a las puertas de Rusia y que Moscú percibe como una amenaza. Lavrov subrayó que durante la cena prestaron "especial atención" a los asuntos de desarme nuclear y armas ofensivas" y opinó que es posible lograr un acuerdo con EEUU sobre "las armas ofensivas y las defensas antimisiles". Al respecto, el ruso defendió la cooperación técnica que Moscú presta a Irán y que es uno de los puntos de roce en las relaciones con EEUU.

Acercamiento a Europa

Antes de su reunión con Lavrov, Clinton dedicó la mañana de este viernes a Europa. En Bruselas, se reunió con la la llamada troika europea: el alto representante de Política Exterior, Javier Solana, la comisaria de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, y Karel Schwarzenberg, el ministro de Exteriores de la República Checa, que ostenta la presidencia europea. Tras ella, ambas partes se han comprometido a "elevar a un nuevo nivel" las relaciones bilaterales y a trabajar conjuntamente en los principales retos mundiales, como la crisis financiera, el cambio climático, el conflicto en Afganistán o las relaciones con Rusia. Uno de los asuntos destacados ha sido el de los presos de Guantánamo que sean liberados cuando el penal, como ha anunciado Obama, sea clausurado.

"No desaprovechemos una buena crisis"

Clinton compartió durante la mañana los principios de la política exterior de su país con un grupo de 500 jóvenes europeos. Lo hizo durante una hora en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas, a donde ningún mandatario estadounidense de ese nivel había acudido desde que Ronald Reagan lo hiciera en 1985. Ante los jóvenes europeos, la jefa de la diplomacia estadounidense apostó por que EE UU y Europa compartan inteligencia en la lucha contra el terrorismo y denunció el uso de la energía como arma política.

También hizo referencia a la actual crisis económica internacional y ha llamado a aprovechar las oportunidades que ofrece, sobre todo en lo que a cambio climático se refiere. "Nunca desaproveches una buena crisis", bromeó, para subrayar la oportunidad de reconstruir las economías de forma que sean más verdes y menos dependientes de energías no siempre disponibles. "No desaprovechemos una crisis que puede tener un impacto positivo en cambio climático y en seguridad energética". En este sentido, condenó el uso que algunos países hacen de la energía como "herramienta de intimidación" política.

El nuevo presidente de EE UU, Barack Obama, intenta cambiar radicalmente la política energética de su país, tanto para hacer frente al cambio climático como para no depender demasiado de combustibles fósiles que hay que importar de otros países. "EE UU ha sido negligente con sus responsabilidades [en cambio climático], pero es una época propicia para empezar a demostrar nuestra voluntad de hacerle frente".

Más información