Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazado el juicio contra el periodista iraquí que lanzó sus zapatos a Bush

Muntadar al-Zaidi justifica que "la sonrisa sin sangre y sin alma" de Bush, además de sus bromas, le provocaron

El juicio contra el periodista iraquí convertido en héroe nacional por lanzarle sus zapatos al ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se ha aplazado hasta marzo. Muntadar al-Zaidi, de 27 años y reportero del canal de televisión vía satélite Al Bagdadia, está acusado de agredir a un mandatario extranjero y se enfrenta a una pena máxima de 15 años de cárcel.

En su primera aparición pública tras su arresto, Zaidi fue recibido en la sala de la Corte Central Criminal de Irak con aplausos y cánticos. El periodista llevaba una bandera iraquí anudada sobre sus hombros. Zaidi ha dicho que fue "la sonrisa sin sangre y sin alma" del ex presidente estadounidense lo que le provocó, además de sus bromas. "Veía a Bush y sentía la sangre de inocentes fluir bajo sus pies", ha explicado el periodista. "No tuve ninguna intención de matar al comandante de las fuerzas ocupantes", ha continuado Zaidi, "ni siquiera si hubiese tenido un arma [...]; expresé mis sentimientos íntimos y aquellos del pueblo iraquí [...] y del odio que siente por Bush".

En el juicio en Bagdad, Zaidi ha pedido contar con la defensa de dos abogados más, que se sumarían a su ya amplio equipo de letrados. Los jueces han aplazado el juicio hasta el 12 de marzo, argumentando que necesitan tiempo para preguntar al Gobierno iraquí si la visita de Bush se trató de una visita "formal o informal", según la agencia AP. Los jueces quieren saber si Bush recibió una invitación formal del Gobierno de Bagdad.

Se trata de una distinción relevante, ya que el código penal iraquí recoge una pena de entre siete y 15 años por atacar a un jefe de Estado extranjero durante una visita oficial. Si los cargos se reducen a "insulto", la pena puede reducirse a dos años de cárcel o una multa. Ninguno de los dos zapatos alcanzó al ex mandatario estadounidense, que consiguió esquivarlos.

Los abogados de Zaidi han defendido que el periodista se limitó a expresar su oposición a la presencia de Estados Unidos en Irak y que Bush no estuvo en peligro en ningún momento. Zaidi lanzó sus dos zapatos al ex mandatario durante una conferencia de prensa en Bagdad el 15 de diciembre pasado, con el primer ministro iraquí Nuri al Maliki, y le insultó llamándole "perro". También dijo que su acción era un "beso de despedida" de aquellos que habían resultado muertos, huérfanos o viudos en Irak.