Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bachelet se reúne con Fidel Castro tras condenar el bloqueo

La presidenta de Chile llama a aumentar el comercio con Cuba

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se entrevistó ayer en La Habana por sorpresa con Fidel Castro, horas después de haber rechazado "el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba" durante una reunión empresarial en el hotel Nacional. En el encuentro participaron hombres de negocios chilenos y cubanos, a quienes exhortó a ampliar el comercio y las inversiones y a profundizar la cooperación bilateral. Fuentes diplomáticas chilenas confirmaron que el presidente cubano, Raúl Castro, rompió el protocolo a mediodía y recogió a Bachelet para llevarla a visitar a su hermano en el lugar donde convalece de su enfermedad desde 2006.

Bachelet es la cuarta gobernante latinoamericana en viajar a Cuba este año, después del panameño Martín Torrijos, el ecuatoriano Rafael Correa y la argentina Cristina Fernández. El próximo lunes llegará el guatemalteco Álvaro Colom, y antes del verano, el presidente mexicano, Felipe Calderón. En medio del despliegue diplomático, la visita de Bachelet tiene un simbolismo especial, por ser la primera de un mandatario chileno a Cuba en 37 años, después de la que realizó en 1972 Salvador Allende.

Las declaraciones de Bachelet ante el foro empresarial fueron contundentes, y seguro que no pudieron sonar mejor a los oídos de las autoridades cubanas. Dijo que su país "siempre se ha opuesto a la prolongación de prácticas discriminatorias del comercio" y consideró que hoy, en medio de la crisis financiera y económica internacional, el rechazo a la política de sanciones "adquiere una urgencia particular".

"Me estoy refiriendo a algo muy concreto, el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, el cual afecta seriamente a las condiciones de vida del pueblo cubano siempre, y en particular en la crisis actual", señaló.

Sin detalles sobre el encuentro

Tras dejar inaugurado el seminario económico, la presidenta chilena depositó una ofrenda ante el monumento a Salvador Allende en la capital cubana. Fue el momento en que Raúl Castro la fue a buscar para ir a ver a Fidel. Hasta el momento no han trascendido detalles de dicho encuentro.

Bachelet viaja acompañada de una nutrida delegación de ministros, parlamentarios y empresarios, y el miércoles apadrinó con Raúl Castro la firma de varios acuerdos de colaboración en varias esferas económicas incluidos el sector agropecuario, pesca, salud, biotecnología y deportes. Anoche inauguró la Feria Internacional del Libro, dedicada este año a Chile.

Durante su estancia en La Habana ha visitado también la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, que preside Gabriel García Márquez, y recorrió el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), donde firmó un memorando de colaboración.

La visita de Bachelet ha estado marcada por la controversia que generó en su país el rechazo a reunirse con disidentes en La Habana, como le exigió la oficialista Democracia Cristiana chilena y la oposición de derecha. Dirigentes de la oposición cubana pidieron una reunión a Bachelet, pero el embajador chileno, Gabriel Gaspar, la descartó. Antes de partir hacia La Habana, la mandataria chilena declaró que viajaba a Cuba "sin ningún tipo de inhibiciones" y aseguró que trataría "cualquier tema'" que considerara "indispensable en el interés del país".