El reformista Jatamí confirma su candidatura a las presidenciales en Irán

La presencia del ex presidente supone un desafío liberal al fundamentalismo de Ahmadineyad

Al final se ha confirmado. El ex presidente de Irán, Mohamed Jatamí, ha anunciado esta noche que se presentará a las elecciones presidenciales el próximo 12 de junio. La noticia, largamente esperada, supone una oportunidad para los reformistas, que hasta ahora no habían logrado encontrar una figura que les aglutinara para hacer frente al fundamentalismo de Mahmud Ahmadineyad. Sin embargo, no está claro que Jatamí, de 65 años, pueda reactivar el entusiasmo que generó su primer mandato, ni que su participación vaya a evitar las divisiones en la oposición.

"Anuncio oficialmente mi candidatura a las elecciones", ha declarado Jatamí tras reunirse con la Asociación de Clérigos Combatientes, un grupo de religiosos reformistas y moderados, de los que él es uno de los dirigentes. Pero su rostro no exhibía la sonrisa que le hizo popular cuando en 1997 alcanzó la presidencia y promovió una política de distensión con Occidente. Él mismo ha reconocido que su decisión es fruto del sentido del deber. "No es posible permanecer indiferente ante el destino de la revolución y distante del proceso electoral", ha afirmado.

Más información

"La polarización de estos comicios hará más atractiva y entusiasta la participación", escribe en su blog el que fuera su vicepresidente y actual consejero Mohamed Ali Abtahi . Aunque Ahmadineyad no ha presentado oficialmente su candidatura, uno de sus más cercanos colaboradores la dio por hecha hace apenas dos semanas. Abtahi, que junto a otros ex ministros de Jatamí estuvo a su lado durante el anuncio, expresó su convicción de que "si la participación es elevada, podemos ganar". A pesar de la popularidad del ex presidente, no va a resultar fácil.

Por una parte, Ahmadineyad cuenta con todo el aparato del Estado a su favor. Por otra, las divisiones que ya perjudicaron a los reformistas en el último escrutinio vuelven a hacerse evidentes. El ex presidente del Parlamento Mehdi Karrubi anunció su candidatura el pasado diciembre y, aunque aún faltan cuatro meses para las elecciones, no parece probable que vaya a retirarse. Además, Jatamí tendrá que convencer a los millones de iraníes, especialmente entre los jóvenes, a los que defraudó en sus expectativas de cambio durante su presidencia (1997-2005).

Durante meses, numerosos grupos de estudiantes y activistas le han presionado para que volviera a la arena política. Tras el descalabro electoral que sufrieron en 2005, los sectores más aperturistas y dialogantes del régimen iraní no han sido capaces de encontrar otra figura capaz de devolverles la esperanza. Sin embargo, Jatamí también ha sopesado la opinión de quienes le recordaban que en la actual situación hay poco que un presidente pueda hacer para mejorar las cosas.

La economía se encuentra en un estado lamentable con un elevado índice de paro, tasas de inflación del 25% y preocupantes signos de un aumento de la pobreza. Los precios del petróleo evolucionan a la baja. Y la salida del aislamiento internacional que podría ayudar a Irán a salir de ese agujero pasan por decisiones políticas como renunciar al enriquecimiento de uranio, cesar el apoyo a grupos militantes en la región o restablecer relaciones con EEUU, que se encuentran en manos del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei.

La propia experiencia de sus dos mandatos anteriores, hace que Jatamí conozca de primera mano hasta donde pueden llegar los conservadores. En sus manos están los aparatos de seguridad, el poder judicial, la radiotelevisión pública y el Parlamento elegido el año pasado. Más importante aún, dominan toda una panoplia de órganos no electos con capacidad de vetar cualquier ley o decisión política que estimen contraria a los intereses de la República Islámica.

De ahí tal vez la insistencia de Jatamí en la necesidad de que "las próximas elecciones sean libres". Entre tanto, de lo que no cabe duda es de que su presencia en la carrera las va a hacer mucho más interesantes y reñidas.

Lo más visto en...

Top 50