Cambio en la Casa Blanca

Millones de personas siguen ilusionadas la toma de posesión de Obama en Washington

El nuevo presidente de EE UU ha jurado su cargo ante el presidente del Supremo en el Capitolio en una ceremonia histórica

Barack Obama se ha convertido, poco después de las 17.00 GMT de este martes en el 44º presidente de EE UU. Desde una tribuna colocada en la fachada oeste del Capitolio, el primer presidente afroamericano ha posado su mano izquierda sobre la misma Biblia que utilizó en 1861 Abraham Lincoln en su toma de posesión y ha pronunciado la fórmula reservada para estas ocasiones ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, culminando una ceremonia ya tradicional pero que hoy se ha convertido en histórica ante la ilusión suscitada por esta joven figura política, de sólo 47 años. Millones de personas han seguido, algunas con lágrimas de emoción en los ojos, el acto desde el National Mall, el inmenso paseo que conecta el Capitolio, sede del Congreso y el Senado de EE UU, con el obelisco del monumento a George Washington y el monumento a Lincoln. Miles de policías han velado por la seguridad de los fastos en una ciudad blindada.

Más información

Aunque mostraba un gesto tenso cuando accedía a la tribuna montada para el ceremonial, Obama ha jurado el cargo sonriente, acompañado por su esposa, Michelle Obama, vestida de dorado y verde. "Juro solemnemente que ejecutaré con fidelidad el cargo de presidente de los Estados Unidos de América, y que pondré toda mi capacidad para preservar, proteger y defender la Constitución de los EE UU", ha dicho ante Roberts y los millones de personas que seguían el acto desde los alrededores del Capitolio. A ellos ha dirigido un discurso en el que ha destacado los enormes problemas que enfrenta el país, en particular una galopante crisis económica, pero ante los que ha subrayado la capacidad estadounidense para superar las dificultades.

"Cualquier sueño se puede cumplir"

Muchos han venido a la capital estadounidense de todos los rincones del país Estados Unidos, en coche, por avión. Y a pesar de soportar temperaturas bajo cero a la intemperie, estrictos controles de seguridad y realizar largas caminatas para llegar al sitio de la ceremonia, se respiraba un ambiente de gran emoción, informa David Alandete desde Washington DC. Miles de afroamericanos, con gorros y camisetas con la imagen del presidente electo, han venido de todo el país, algunos lloraban, otros cantaban, y otros gritaban Yes we did (Sí lo hicimos), parafraseando al Yes we can (Sí, podemos), el lema de Obama en la campaña.

Uno de ellos es Cedric Jordan, de 49 años, que ha conducido con su mujer y sus tres hijos desde Atlanta -nueve horas en coche-, y ha llegado a las siete de esta mañana a Washington. Emocionados y bien abrigados con mantas, esperaban en una zona por donde pasaría la caravana de Obama una vez terminada la ceremonia de investidura. "He traído a mis hijos porque éste el momento en que se va a hacer historia. A partir de ahora cuando Obama llegue a la Casa Blanca ellos sabrán, como afroamericanos, que cualquier sueño que tengan se puede cumplir. Hoy es el día en que el sueño de Martin Luther King de que todos somos realmente iguales se va a convertir en realidad", ha dicho Jordan emocionado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La capital estadounidense, sede del gobierno federal y con una imagen de ciudad seria, es el escenario hoy de una fiesta histórica. Kathy Wigert, de 35 años, ha dicho que nunca había visto a su ciudad como hoy, toda llena de alegría. "La gente te mira a los ojos y se puede notar que la ilusión por fin ha llegado a este país. Es un momento increíble y ahora lo que tenemos que hacer es tener paciencia y darle a Obama la oportunidad de que cumpla todas sus promesas".

Juramento histórico

La ceremonia ha contado con todo el sentido del espectáculo de que los estadounidenses son capaces. Antes de que Obama saltara a la palestra para convertirse en el 44º presidente, ya se habían producido grandes momentos en la inauguration, que así llaman en EE UU a la ceremonia de toma de posesión. El candidato ha comenzado la jornada temprano, a las siete y media, cuando ha asistido a una misa solemne en la Iglesia Episcopal Saint John, situada frente a la Casa Blanca. Ya dentro en el Capitolio, la ceremonia inaugural ha comenzado con una interpretación musical a cargo de la Banda de la Marina y el Coro de Niños y Niñas de San Francisco. Justo a las 11.30 horas, la senadora demócrata por California Dianne Feinsten ha abierto el acto con la bienvenida y después el pastor Rick Warren, de la iglesia evangelista de Saddleback (California) ha hecho la invocación.

La música ha tomado entonces de nuevo la escena, montada en la fachada oeste del Capitolio, nada menos que en labios de Aretha Franklin, la gran dama del soul, una de las más grandes estrellas de la música estadounidense de todos los tiempos. Ella ha dado paso al juramento de Joe Biden, ante el magistrado del Supremo John Paul Stevens. El testigo musical lo ha tomado a continuación John Williams, el compositor de varias de las más conocidas melodías de la historia del cine, como las de Tiburón, Indiana Jones o La guerra de las galaxias. Bajo la batuta de Williams han tocado el afamado violinista israelí Itzhak Perlman y el violoncelista de origen chino Yo-Yo Ma.

El acto se ha cerrado con un poema leído por la poetisa Elizabeth Alexander y con la bendición final a cargo del reverendo Joseph Lowery, defensor de los derechos civiles. Una salva de 21 cañonazos y la interpretación del Himno Nacional por el coro Sea Chanters de la Marina.

El presidente saliente, George W. Bush, y el nuevo mandatario, Barack Obama, a su salida de la Casa Blanca en dirección a la ceremonia de investidura
El presidente saliente, George W. Bush, y el nuevo mandatario, Barack Obama, a su salida de la Casa Blanca en dirección a la ceremonia de investiduraAP
El presidente electo estadounidense, Barack Obama, ha elogiado este lunes a su rival en las elecciones, el republicano John McCain, en una cena que ofreció en su honor un día antes de que se celebre la ceremonia de investidura y donde describió al senador por Arizona como un "héroe americano".VNEWSundefined

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción