Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos 29 militares y gendarmes marroquíes por amparar el tráfico de droga

Interior afirma que eran cómplices de una red desmantelada el domingo en el norte de Marruecos

El lucrativo tráfico de droga de Marruecos hacia Europa, especialmente hacia España, vuelve a salpicar a aquellos encargados de combatirlo. Veintinueve militares, gendarmes, y policías fueron detenidos el pasado domingo en el marco del desmantelamiento, en el norte del país, de una red que introducía hachís en España, Bélgica y en los Países Bajos.

El grupo criminal contaba "con la complicidad de elementos de la Gendarmería Real, de la Marina Real y de las Fuerzas Auxiliares" (cuerpo para policial), según señala un comunicado del Ministerio del Interior marroquí que no precisa su graduación ni los puestos que ocupaban. Todos ellos han sido suspendidos e interrogados por la Brigada Nacional de Policía Judicial de Casablanca antes de ser presentados al juez.

Juntos con los funcionarios, la policía judicial apresó a un número no precisado de civiles cuyo jefe, identificado por sus iniciales (M. L.), organizaba el envío a España de lanchas rápidas, cargadas de hachís, desde cinco puntos de la costa norte de Marruecos.

En el verano de 2006 la policía marroquí echó el guante a Mohamed Kharraz, uno de los más destacados traficantes, y éste, a su vez, denunció a 36 militares, gendarmes y policías que fueron detenidos y juzgados por complicidad. Entre ellos figuraba nada menos que el comisario Abdelaziz Izzou, jefe de la seguridad de los palacios reales que cumple condena en Casablanca.

Rabat está especialmente satisfecha de los resultados que obtiene en la lucha contra el tráfico y el cultivo de hachís. El año pasado se cerró con 110,8 toneladas de hachís incautado. El mayor alijo, de 4,1 toneladas, fue hallado el 27 de diciembre en el puerto de Tánger en un camión que transportaba hortalizas. Lo conducía un camionero español sexagenario. En total 148 españoles fueron detenidos en Marruecos en 2008 por tráfico de drogas. El las cárceles marroquíes 219 españoles cumplen condenada por ese delito.

El Ministerio del Interior marroquí resaltó, a finales de año, que desde 2003 la superficie agrícola dedicada al hachís había disminuido un 55% (de 134.000 hectáreas a 60.000) y que la producción se había reducido aún más (65%). Su objetivo es que a finales de este año tan sólo 50.000 hectáreas se consagren al hachís.