Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto en Oriente Próximo

Hamás reitera sus condiciones para aceptar un alto el fuego

El movimiento islámico dice que no aceptará ningún pacto que no incluya sus planteamientos, informa uno de los negociadores.- La cifra de palestinos muertos supera el millar, según fuentes médicas en Gaza

El movimiento islámico Hamás ha afirmado este miércoles que no está en desacuerdo con el liderazgo egipcio para alcanzar un alto el fuego en la franja de Gaza, pero ha reiterado que debe hacerse bajo sus condiciones y que no aceptará ningún pacto que no incluya esos puntos. El anuncio ha sido realizado en una rueda de prensa en El Cairo por el dirigente de Hamás , Salah al Bardawil, integrante del equipo del grupo islámico que negoció una tregua con mediadores egipcios en esta capital. "El problema son las diferencias acerca de cómo manejar con el enemigo sionista (Israel) las cláusulas de esta iniciativa".

Más temprano, fuentes egipcias han informado de que Hamás había aceptado el alto el fuego para poner fin a la campaña ofensiva que desarrolla Israel desde el 27 de diciembre de 2008 en la franja de Gaza, y en la que han perdido la vida más de un millar de palestinos, la mitad de ellos civiles, según fuentes médicas en la franja. Incluso, el portavoz de Hamas en Siria, Ami Barake, ha confirmado esta tarde desde Damasco que su organización aceptaba al plan egipcio para poner fin a las hostilidades en la franja de Gaza siempre y cuando Turquía sea el garante y en lugar de tropas internacionales haya observadores para supervisar el cumplimiento del acuerdo. En declaraciones a la agencia Efe, Barake ha informado de que los otros puntos del acuerdo del alto el fuego serían una tregua humanitaria de tres días, la retirada de las tropas israelíes de la franja en 48 horas, una nueva tregua de un año de duración y el despliegue de observadores internacionales para el cumplimiento del acuerdo.

Las noticias, de las que se hizo eco el ministro de español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos de gira por Oriente Próximo, habían despertado el optimismo en los negociadores. De hecho, las autoridades israelíes están analizando esta respuesta de Hamás y Amos Gilad, un alto oficial de defensa israelí, viajará mañana a El Cairo para conversar con las autoridades egipcias sobre el alto el fuego, ha confirmado un portavoz del primer ministro israelí, Ehud Olmert.

Moratinos ha expresado su esperanza de que Israel dé su visto bueno al alto el fuego, al igual que Hamás, después de reunirse en Jerusalén con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, en la recta final de su gira. "Están todos con un sentimiento de un alto el fuego, de volver a situación de calma y de seguridad, de retomar la ayuda humanitaria y de recuperar la normalidad en Gaza", ha asegurado Moratinos a los periodistas en el Consulado de España en Jerusalén. "Uno de los objetivos se ha cumplido", ha dicho Moratinos.

"Con otros actores hemos contribuido a facilitar el apoyo de Hamás a la iniciativa egipcia", ha agregado el diplomático.

En la región también se encuentra el secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, quien ha llegado a Egipto, la primera parada de su gira por Oriente Próximo, con el fin de recabar apoyos para conseguir el alto fuego inmediato en la franja de Gaza.

En Nueva York, el presidente de la Asamblea General de la ONU, el nicaragüense Miguel D'Escoto, ha convocado una reunión extraordinaria para este jueves, 15 de enero, con objeto de debatir la situación en Gaza tras 19 días de conflicto armado. D'Escoto ha tomado la decisión después de recibir una solicitud del Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL) para que la Asamblea General sume su voz a la del Consejo de Seguridad de la ONU en la exigencia de un alto el fuego en la zona.

Cohetes lanzados desde Líbano

Al menos tres cohetes lanzados desde Líbano han impactado esta mañana sobre territorio del norte de Israel, según han informado fuentes de seguridad israelíes. Las mismas fuentes han confirmado que la artillería israelí ha respondido a estos disparos con el lanzamiento de al menos dos misiles en las regiones de Al Jiam y Al Merie, en la población de Marjayun, desde donde fueron disparados los proyectiles en el sur de Líbano.

La radio pública israelí ha informado que la población de la Kiriat Shmoná, situada al norte de Galilea, escuchó sirenas antiaéreas y después varias explosiones en las inmediaciones de la localidad. No ha habido heridos. Ningún grupo ha asumido la responsabilidad de este ataque con cohetes, el segundo desde el sur de Líbano contra territorio israelí desde que el Ejército hebreo inició su ofensiva sobre la franja de Gaza el pasado 27 de diciembre.

El pasado 8 de enero fueron lanzados varios cohetes katiusha contra el sur de Israel por un grupo desconocido desde esta región libanesa controlada por el Ejército libanés y la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (FINUL), donde España tiene destinados 1.100 soldados, la mayor misión internacional del Ejército español. Israel también respondió a ese ataque con varios proyectiles de artillería, mientras se descartó la autoría del partido-milicia Hezbolá, enemigo irreconciliable de Tel Aviv desde la guerra de 2006.

La aviación israelí bombardea el principal cementerio de la ciudad de Gaza

Cazabombarderos F-16 de la Fuerza Aérea israelí han destruido con misiles el principal cementerio de la ciudad de Gaza, situado en el barrio de Sheij Raduán, según han informado residentes de la zona.

Varias tumbas han quedado destrozadas. Los vecinos han acudido al cementerio para recolectar huesos de los difuntos, que nuevamente sepultaron en los nichos destruidos.

En la ciudad de Gaza hay tres importantes cementerios, uno de los cuales se ubica entre el este y el norte de la ciudad y ya fue tomado por el Ejército israelí en la ofensiva terrestre que se inició como parte de la operación militar el 3 de enero. Los otros dos cementerios están en la ciudad de Gaza, en la Plaza Palestina, y se hallan completamente llenos.

Los residentes de la franja dicen que no hay suficiente lugar para enterrar a los fallecidos en la ofensiva israelí y que muchos de ellos han sido sepultados en tumbas en las que reposaban los restos de otras personas muertas con anterioridad.

Más información