Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU aprueba el envío de 3.000 cascos azules más a Congo

Las tropas reforzarán los 17.000 soldados que ya mantiene desplegados en su mayor misión en el exterior

El Consejo de Seguridad de la ONU ha adoptado este jueves una resolución que autoriza aumentar de forma temporal en más de 3.000 los cascos azules actualmente desplegados en la misión del organismo internacional en la República Democrática del Congo (RDC). La resolución presentada por Francia ha recibido el respaldado unánime de los 15 miembros del órgano decisorio de Naciones Unidas encargado de la seguridad.

El documento autoriza el envío de 2.785 militares y más de 300 policías, que se sumarían a los actuales 17.000 efectivos internacionales que forman parte de la MONUC (Misión de Paz de la ONU en la RDC). El mandato de este despliegue de personal adicional dura hasta el 31 de diciembre de 2008, aunque el Consejo se comprometió a revisar de nuevo la situación antes de esa fecha para contemplar si se debe alargar su presencia. Varios expertos han advertido, no obstante, que la cifra resultará insuficiente.

Un conflicto olvidado

El texto también señala la preocupación del organismo por el deterioro del conflicto en el este de la RDC. El país padece guerras de mayor o menor intensidad desde 1993 y Naciones Unidas estima en 800.000 el número de refugiados resultante. Con el nuevo contingente, la ONU ya tendrá desplegados 20.000 soldados en un país de un tamaño equivalente a casi cinco veces España.

La situación en el país centroafricano se ha visto empeorada desde finales de octubre con el avance de los soldados del general rebelde Laurent Nkunda en la zona norte de la provincia oriental de Kivu. Las tropas del Gobierno se han visto incapaces de detener el avance rebelde, entre repetidas denuncias de atrocidades contra los civiles por ambas partes desde las organizaciones humanitarias.

El delegado de la ONG Médicos sin fronteras en la provincia oriental, Romain Gitenet, ha denunciado hoy la situación de la población civil en la zona de conflicto:"la población está desprotegida (...) La gente es asesinada también en los lugares donde están las fuerzas de paz de la ONU", "la situación es muy grave". Desde la organización han señalado que se han producido ya 5.700 violaciones en la zona desde enero, aumnque la cifra podría ser mayor, ya que el estigma que padecen las mujeres violadas empujaría a muchas a callar.