Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU condena al hijo del ex presidente de Liberia por torturas en Sierra Leona

Es la primera vez que un tribunal estadounidense juzga a alguien por cometer este tipo de crímenes en el extranjero.- El acusado, Charles Taylor, se enfrenta a cadena perpetua

Un jurado de Miami ha declarado a Charles Taylor, hijo del ex presidente de Liberia del mismo nombre, culpable de torturas y asesinato durante la sangrienta guerra de Sierra Leona (1991-2002), en el que constituye el primer juicio que se celebra en Estados Unidos por este tipo de crímenes cometidos en el extranjero.

Los 12 miembros del jurado han emitido este jueves su veredicto, después de dos largos días de deliberaciones. La pena, que podría ser de cadena perpetua, se dará a conocer el próximo 9 de enero.

Charles Taylor, apodado Chuckie, de 31 años, nació en Boston, por lo que se le ha podido aplicar, por primera vez desde que se aprobó, en 1994, la ley federal que autoriza a juzgar crímenes de tortura cometidos por ciudadanos estadounidenses en el extranjero.

El acusado estuvo al frente de los servicios antiterroristas de Liberia durante el mandato de su padre, entre 1997 y 2003. Fue detenido en abril de 2006, cuando llegó al aeropuerto internacional de Miami, y fue acusado de fraude por mentir sobre la identidad de su padre en la solicitud de un pasaporte para viajar a EEUU.

El informe de la fiscalía describe casos de dolorosas torturas y asesinatos ordenados o dirigidos por Chuckie Taylor entre abril de 1999 y julio de 2003. Entre otras prácticas, se le acusa de haber aplicado descargas eléctricas a sus prisioneros y de haberles producido quemaduras con cigarrillos, cera fundida o agua hirviendo. También se le culpa de asesinatos masivos de grupos de detenidos, apuñalamientos con bayonetas e incluso de quemar vivas a sus víctimas.

Su padre, el ex presidente Charles Taylor, es juzgado actualmente por un tribunal especial de Naciones Unidas en La Haya, que le acusa de crímenes contra la humanidad cometidos durante la guerra de Sierra Leona, que dejó 120.000 muertos.