Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

McCain trata de aplacar a sus seguidores y pide "respeto" para Obama

El candidato republicano desmiente en un mitin que su rival sea árabe y le declara su admiración.- En los últimos días, la campaña republicana se había ensañado con las "relaciones peligrosas" del demócrata

El candidato republicano a la Presidencia, John McCain, parece querer mitigar la furia de sus seguidores contra su rival demócrata en la carrera por la Casa Blanca, Barack Obama. En un mitin celebrado la noche del viernes en Lakeville (Minessota), McCain pidió a los asistentes "respeto" para su contrincante, al que calificó de "persona decente". En los últimos días, las bases republicanas que poblaban los actos de McCain se habían enardecido hasta el punto de llamar "terrorista" o "comunista" a Obama, siguiendo la estrategia de la campaña republicana de sembrar dudas sobre el pasado o las relaciones personales del senador por Illinois.

En el acto de Lakeville, McCain respondía una a una a las preguntas de los congregados. Un hombre se confiesa "asustado de la presidencia de Obama", a lo que McCain responde que "él [Obama] es una persona decente a la que usted no debería tener miedo como presidente de EE UU". El público asistente reacciona abucheando a su propio candidato, que trata de contener el descontento: "si yo hubiese pensado que él es mejor presidente, no competiría con él".

En otro momento, una mujer le dice: "No puedo confiar en Obama, he leído que es árabe" y pregunta a McCain si eso es cierto. A lo que McCain responde tajante "no", con la cabeza gacha, como lamentando que ese bulo haya corrido de boca en boca. Y añade, tomando el micrófono: "Es un hombre de familia y un ciudadano decente con el que resulta que tengo diferencias en asuntos fundamentales y de eso es de lo que va esta campaña". En otro momento, dice que va a luchar por la presidencia, pero que hay que ser y que él va a ser "respetuoso", porque "yo admiro al senador Obama, y no es un cumplido, yo le respetaré y pido -el público le interrumpe con protestas, que rechaza- que todo el mundo sea respetuoso con él y asegurémonos de que así sea, porque así debería ser la política en EE UU".

Obama, terrorista

Las palabras de McCain parecen querer sofocar un tanto el inflamado estado de ánimo de sus seguidores, que han expresado su "miedo" a Obama, al que han llegado a tachar de "terrorista" o "comunista" en los últimos actos del candidato republicano. Su propia campaña, junto con los medios conservadores estadounidenses llevan días propagando dudas sobre el candidato demócrata: se han aireado sus relaciones -en realidad poco más que casuales- con un antiguo activista contra la guerra de Vietnam, Bill Ayers, que en los 70 perteneció a un grupo terrorista; se subraya su segundo nombre, Husein, siempre que se puede; se habla de reuniones con grupos islámicos. El propio McCain autorizó hace unos días un anuncio en el que se preguntaba "¿Quién es el verdadero Obama?", mientras su compañera de ticket afirmaba que "Obama se junta con terroristas".

La campaña había derivado hacia la descalificación personal de Obama, algo que incluso a algunos republicanos les parece peligroso, porque puede incitar al odio racial. Por el momento, la campaña de Obama no ha pasado al contraataque.