El Gobierno de Islandia toma el control del segundo banco para evitar la bancarrota

El Ejecutivo y la oposición aprueban un paquete urgente de reformas para impedir el colapso financiero del pequeño país

Las autoridades islandesas han tenido que actuar rápidamente para evitar la bancarrota del país. El Gobierno ha tomado el control de Landsbanki, el segundo banco, después de que el ejecutivo y la oposición aprobaran anoche urgentemente varias reformas legales que implican de facto el control estatal de todo el sistema bancario.

Las nuevas medidas, en respuesta a la grave crisis financiera, permitirán al estado intervenir todos los bancos, obligarlos a fusionarse o a declararse en bancarrota. El conservador primer ministro, Geir Hedde Haarde ha justificado las reformas por la gravedad de la situación y advirtió de que "muchas personas" perderían dinero.

"Estamos ante la posibilidad de que toda la economía nacional sea arrastrada a las profundidades de la crisis bancaria global y que la nación se declare en bancarrota", declaró Haarde. El acuerdo llegó horas después de que el Gobierno garantizase los depósitos en bancos comerciales y cajas de ahorro nacionales.

Más información
Portugal y Dinamarca también aseguran el 100% de los ahorros

La bolsa de Reikiavik ha vivido este lunes, a la par de muchos mercados globales, una jornada muy negra. La bolsa suspendió todas las operaciones con valores de los bancos y la corona islandesa se desplomó un 23% frente al euro.

Préstamo de Moscú

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Rusia ha negado haber concedido a Islandia un crédito de 4.000 millones de euros, como anunció hoy en Reykiavik un portavoz del Banco Central de ese país nórdico. "No hubo negociaciones ni decisión alguna sobre el particular", declaró en Moscú el viceministro de Finanzas ruso, Dmitri Pankin, a la agencia Interfax.

El viceministro no descartó, al mismo tiempo, que Moscú y Reykiavik celebren en el futuro negociaciones sobre la concesión de tal crédito.

El consejero delegado de Landsbanki, Sigurjon Arnason, en una fotografía de 2007
El consejero delegado de Landsbanki, Sigurjon Arnason, en una fotografía de 2007AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS