Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ike amenaza Haití, República Dominicana y Cuba convertido en un peligroso huracán

La región, en alerta máxima, ha iniciado evacuaciones preventivas.- Hanna provoca inundaciones en el sureste de EE UU y el área metropolitana de Washington

Los huracanes y las tormentas tropicales siguen azotando el mar del Caribe. Mientras Haití aún no ha superado el devastador paso del Hanna, que ha dejado más de 500 muertos, un nuevo y peligroso ciclón, el Ike, amenaza este domingo a Haití, República Dominicana y Cuba tras haber alcanzado la categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, con vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora.

El Centro Nacional de Huracanes de EE UU (CNH) prevé que Ike llegue a Bahamas, Turcos y Caicos como huracán y que sus vientos de tormenta tropical afecten a Haití y República Dominicana antes de llegar a la costa este de Cuba.

Evacuación

En medio de una situación de pánico, las autoridades haitianas tratan de evacuar el centro de la ciudad de Gonaives, la cuarta ciudad más grande del país y la más afectada por el paso de Hanna, donde todavía ayer seguían apareciendo nuevas víctimas de las inundaciones.

Fuentes oficiales han informado de que los agentes locales están "cansados" por el ininterrumpido trabajo que realizan desde hace días, pues aseguran que desde el paso de Hanna las dotaciones policiales no han sido reemplazadas. Una treintena de camiones del Centro Nacional de Equipos (CNE) y de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) han sido movilizados para ayudar en la evacuación.

En República Dominicana, que sentirá los efectos de las lluvias a partir de esta noche, las autoridades aseguraron que todos los mecanismos de prevención y socorro están listos e instaron a los comités provinciales de Emergencias a completar las evacuaciones preventivas en las provincias bajo alerta roja.

El Gobierno de Cuba ha emitido una vigilancia de huracán (paso del sistema en 36 horas) para el este del país, incluidas las provincias de Guantánamo, Holguin, Las Tunas, Santiago de Cuba, Granma y Camagüey. La isla todavía repone del paso de otro ciclón, el Gustav, que hace ocho días destruyó o dañó 140.000 viviendas y causó grandes pérdidas en la agricultura y en infraestructuras.

Los meteorólogos han reiterado que los residentes de las Bahamas, Cuba y el sur de Florida, incluido los cayos, deben vigilar muy de cerca el desarrollo de este peligroso ciclón. La orden de evacuación de los turistas de los cayos de Florida comenzó este sábado, tras declarar el gobernador de Florida, Charlie Crist, el estado de emergencia.

Hanna se dirige a Canadá

Mientras, convertida en tormenta tropical, Hanna tocó este sábado las costas de Carolina del Sur y Carolina del Norte, descargando fuertes lluvias por todo el sureste de Estados Unidos.

La tormenta mantiene vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora, según el CNH, y se espera que siga recorriendo todos los Estados del noreste antes de llegar a Canadá este domingo por la noche.

Las autoridades recomendaron desalojar algunas áreas de las dos Carolinas, ya que las aguas han superado los 15 centímetros, y alrededor unas 1.500 personas tuvieron que trasladarse a refugios. En ninguno de los dos Estados se han registrado daños importantes, aunque en Carolina del Norte cerca de 30.000 usuarios se quedaron sin luz.

El área metropolitana de Washington también se vio afectada por las inundaciones y algunos de los accesos a la ciudad quedaron cortados. Además, en el norte de Virginia las lluvias provocaron un accidente mortal, y se produjeron también varios accidentes con heridos en las principales autopistas de los condados de Prince George y Loudun, en Maryland, donde más de 20.000 personas se quedaron sin electricidad, según la Agencia de Emergencias estatal.

Otros 4.000 hogares y negocios se quedaron sin energía eléctrica en el norte del estado de Virginia, informó la compañía Dominion Power.