Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tornado latino

Juan Moscoso, portavoz de la Comisión para la Unión Europea en el Congreso por el PSOE, analiza para ELPAÍS.com el desarrollo de los cuatro días de reunión demócrata

El pasado domingo, un tornado provocó muchos retrasos en el aeropuerto internacional de Denver, un fenómeno habitual por estos lares. Hoy, en el día 2, lo cual ya es un indicador de veteranía, se ha desencadenado un tornado latino. En este país, la comunidad hispana, o latina, es del 12%. En 2050, será un tercio del total. En cinco de los estados claves para el resultado final de las presidenciales -Arizona, Colorado, Florida, Nevada y Nuevo México- el voto hispano, que en todos supera el 20%, será decisivo.

En los últimos 25 años, el ascenso social, político y económico de los hispanos ha sido impresionante -Bill Richardson, Federico Peña, Antonio Villarraigosa, Ed Romero, o los senadores Menéndez y Salazar lo prueban- sin embargo, todavía les queda un largo camino por recorrer. Por ejemplo, la tasa de fracaso escolar de los niños hispanos es del 50%. Por eso, porque Obama representa el American Dream, su sueño, votarán por los demócratas.

La guerra, la sanidad, la calidad del empleo, y la cuestión energética son las principales preocupaciones de los estadounidenses en estas elecciones, de ahí que el nuevo medioambientalismo en el este y el posible triunfo en los estados latinos en el suroeste puedan darle la victoria a los demócratas.

En este segundo día de convención ya nos hemos acostumbrado a las colas, a la reventa de credenciales para el Pepsi Center, e incluso a la presencia de estrellas de Hollywood a nuestro lado, como los actoresz Deborah Winger, Chevi Chase, Mathew Broderick, Lisa Edelstein, directora del hospital en la serie House y Eva longoria, otro tornado latino como el que se avecina.

El lunes fue el día de los mensajes al corazón. Hoy Hillary, de nuevo inmensa, ha llamado a la unidad y a la movilización. Rodeado de cientos de delegados llorando, creo que he asistido a un momento histórico. Mañana, con el candidato a vicepresidente Joe Biden, en la pista central alcalzaremos la velocidad de crucero.