Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 44 muertos en un atentado suicida contra una escuela de la Gendarmería en Argelia

Un terrorista se ha inmolado entre los aspirantes a reclutas en una academia policial de Issers, a 55 kilómetros de Argel.- Hay numerosas personas heridas

Al menos 44 personas han muerto este martes por la mañana en un atentado suicida contra la Escuela Superior de Gendarmería de Issers, a 55 kilómetros de Argel, según han asegurado fuentes de los servicios de seguridad a Tout sur l'Algérie, una publicación electrónica privada que compite con la agencia de prensa oficial APS. Poco después, el Ministro de Interior argelino ha confirmado el número de víctimas.

De acuerdo con estas fuentes, entre las víctimas del ataque, que también ha dejado 38 personas heridas, figuran civiles que viajaban a bordo de un autobús así como candidatos al reclutamiento en la citada escuela, situada en la provincia de Boumerdès, en la región de la Cabilia. Fuentes presenciales han explicado que un terrorista suicida ha dirigido su vehículo cargado de explosivos contra la puerta de la Escuela, en la que esperaban para examinarse un grupo de aspirantes a la policía. Los testigos han constatado cuantiosos daños sobre viviendas y comercios en la localidad de Issers.

De momento, ningún grupo ha reivindicado la autoría del atentado, que constituye uno de los más sangrientos desde hace años en el país miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y suministrador clave para Europa.

En los últimos meses, el este de Argelia ha sufrido la violencia de grupos de Al Qaeda situados en el norte de África. El pasado 10 de agosto, un coche bomba mató a seis civiles en Zemmouri, también al este del país, en un ataque contra un cuartel de vigilancia y cerca de un puesto de la Gendarmería. El Gobierno declaró entonces que lo ocurrido podría guardar relación con la emboscada del Ejército de la noche del 7 al 8 de agosto en la que mataron a 12 rebeldes en las montañas de la región de Cabilia. En diciembre del año pasado, otras dos bombas, una de ellas en las oficinas de Naciones Unidas, dejó 37 muertos. El denominado Al Qaeda del Magreb Islámico reivindicó entonces la tragedia.