El primer ministro israelí dejará el cargo en dos meses

Ehud Olmert no se presentará en las primarias de su partido Kadima el 17 de septiembre.- Dimitirá al cargo cuando se elija un nuevo presidente de esa organización.- Su salida es un duro golpe a las negociaciones de paz con la Autoridad Palestina

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha anunciado hoy que no participará en las elecciones primarias convocadas por su partido Kadima para el 17 de septiembre, y que una vez que la organización tenga un nuevo presidente, dimitirá al cargo para afrontar las acusaciones de corrupción por las que se le investiga.

"Pido perdón por los errores que pude haber cometido", ha dicho Olmert al hacer su anuncio, transmitido por televisión desde la residencia oficial en Jerusalén. Sin embargo, ha criticado que en el caso por el que se le investiga, de haber aceptado sobornos de un empresarios judío estadounidense cuando era alcalde de Jerusalén y ministro de Industrias, se le ha negado la presunción de inocencia.

Más información

"Estoy orgulloso de ser el primer ministro de un país que investiga a sus primeros ministros", ha agregado el político, quien ocupa el cargo desde enero de 2006. Olmert ha asegurado que en el futuro se demostrará su inocencia y su nombre quedará limpio de sospechas.

Kadima, el partido en el Gobierno de Israel, anunció ayer la fecha para sus elecciones primarias, que se celebrarán el próximo 17 de septiembre. La segunda vuelta, en el caso de que fuera necesaria, tendría lugar una semana más tarde, el día 24.

Su salida significa un duro golpe al proceso de paz con la Autoridad Palestina, que comenzó en Annapolis en noviembre del año pasado bajo el auspicio de Estados Unidos, y que tenía como plazo alcanzar un pacto antes de 2009.

Olmert ha comenzado su discurso afirmando que a pesar haber estado acosado durante su mandato por las investigaciones, ha mejorado la situación de Israel y continúa firme en la creencia de que la paz es la senda más importante para el país. Ha asegurado que mientras siga siendo primer ministro, continuará trabajando para alcanzar la paz.

Los posibles sucesores

La lista de sucesores de Olmert está encabezada por la ministra de Exteriores, Tzipi Livni , actualmente su segunda y una de las políticas más populares. Ex protegida de Ariel Sharon e hija de un prominente activista derechista y ex miembro de la organización zionista Irgun, Livni ha tenido una carrera parlamentaria relativamente corta. Es considerada como una de las pocas políticas de centro que no está manchada por acusaciones de corrupción, y es una firme impulsora de la visión de una coexistencia pacífica de Israel con un Estado palestino. Sin embargo, sus detractores le critican la falta de experiencia política y militar para liderar al país.

Otro de los nombres que suenan es el de Shaul Mofaz, uno de los tres viceprimer ministros y también titular de Transportes. Nacido en Irán, tuvo una larga carrera militar antes de incursionar en la política. Se le acredita el haber ayudado a transformar al Ejército israelí y convertirlo en una de las fuerzas de combate más poderosas de Oriente Próximo. Ha condudido algunas de las operaciones militares más polémicas de Israel, entre ellas el asalto de Jenin en marzo de 2002 y la demolición de los cuarteles centrales de Yaser Arafat en Ramala. Como ex ministro de Defensa, continúa opinando acerca de temas de seguridad. En una de sus declaraciones más recientes, ha dicho que luce "inevitable" un ataque militar contra Irán si no detiene su enriquecimiento de uranio.

Un tercer posible sucesor es Avi Ditcher, ministro de Seguridad Pública. Hijo de supervivientes del Holocausto, formó parte de una unidad élite del Ejército israelí bajo la dirección del actual ministro de Defensa, Ehud Barak. Posteriormente, se unió a Shin Bet, el servicio de seguridad interna de Israel, del cual se convirtió en director desde el año 2000 al 2005. Ditcher es una figura polémica para muchos palestinos, ya que mientras era jefe de Shin Bet, Israel bombardeó la vivienda del comandante de Hamas, casuando la muerte del militante, de su esposa, nueve niños, entre otras personas.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50