Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ratificada por solo un voto la reforma constitucional promovida por Sarkozy

El texto amplia los poderes del Parlamento, delimita los del presidente y da nuevos derechos a los ciudadanos

Por la mínima, los diputados y senadores de la Asamblea Nacional francesa han aprobado este lunes el proyecto de reforma constitucional impulsado por el presidente Nicolás Sarkozy que modifica cerca de la mitad de los 89 artículos de la Ley Fundamental francesa que data de 1958. Considerada una de las principales apuestas de Sarkozy para modernizar la V República, con el voto en Versalles se culmina un año de reflexión, debates y enfrentamientos, exacerbados a medida que se acercaba el momento del plebiscito definitivo. Se trata de la vigésimocuarta revisión constitucional desde 1958 y del décimo sexto Congreso de la historia de la V República.

Se ha aprobado con 539 votos a favor y 357 en contra, uno más de los requeridos para obtener la mayoría necesaria. Había incertidumbre de que no se pasara el texto, ya que se necesitaba el sí de al menos tres quintos de los sufragios expresados por los legisladores, un listón que no alcanzaban por sí solos el partido conservador de Sarkozy, la UMP y sus aliados. Se ha escuchado un "oh" de sorpresa al conocerse el resultado anunciado en el hemiciclo del Congreso, reunido en Versailles, antes de que los legisladores de la mayoría se levantaran y aplaudieran.

Ampliamente respaldado por los franceses, según un sondeo, la reforma reforzará los poderes del Parlamento, encuadrar los del jefe de Estado y dar más derechos a los ciudadanos, pero también tiene implicaciones de política exterior. Así mantiene la obligatoriedad de someter a un referéndum toda futura ampliación de la Unión Europea (UE) - incluida por tanto la eventual adhesión de Turquía a la UE rechazada por una mayoría de los franceses -, pero abre la posibilidad de que el jefe de Estado opte por la vía parlamentaria si se lo piden los legisladores.

La reforma limita a dos los períodos presidenciales consecutivos, somete ciertos nombramientos presidenciales a la aprobación parlamentaria y permite al Parlamento a establecer la mitad de su propia agenda en vez de que el Gobierno decida todo el programa. Además, el presidente podrá dirigirse directamente al Parlamento, un privilegio con el que no contaba hasta ahora.

Los dirigentes del Partido Socialista (PS), de los comunistas y Verdes dijeron la semana pasada que sus formaciones votarán 'no'. El líder del PS, François Hollande, ha dicho que el texto sólo beneficiará al jefe de Estado, mientras que la ex candidata socialista al Elíseo, Ségolène Royal, acusó al "poder" de tratar de "comprar a parlamentarios" para hacer adoptar "un texto mediocre.

La votación se ha visto precedida de un gran suspense por la anunciada negativa de los socialistas a aceptar un texto que juzgan insuficiente para garantizar los derechos de la oposición, mientras que el Elíseo se ha movilizado intensamente para evitar lo que se habría considerado sin duda como un duro golpe asestado al presidente de la República.