Los 27 apoyan el pacto europeo de inmigración consensuado entre Francia, España y Alemania

Rubalcaba, "satisfecho" porque el pacto europeo de inmigración recoge el modelo español

El Pacto europeo de Inmigración presentado hoy por Francia a sus socios comunitarios ha recibido el apoyo general de los Veintisiete durante el Consejo informal celebrado en Cannes, en el que los ministros del Interior han iniciado los debates para diseñar una política europea común que luche contra los flujos de ilegales y apueste por integración de los regulares. España y Alemania, que han participado en la redacción del texto, han saludado el Pacto, igualmente arropado por los ministros de Grecia, Países Bajos, Bélgica, Irlanda, República Checa o Italia, que lo calificó de "óptimo". La presidencia gala de la Unión Europea pretende aprobarlo formalmente en el Consejo Europeo del próximo 15 de octubre.

Más información
El pacto europeo de inmigración admite regularizaciones por razones económicas

El ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha mostrado hoy "satisfecho" con este Pacto Europeo de Inmigración, que ha cedido ante las propuestas de España y recoge lo esencial del modelo español en política migratoria. En declaraciones a los periodistas antes de participar en la reunión informal en la que ha recibido el apoyo de los 27, Rubalcaba ha indicado que el texto "recoge buena parte" de las aspiraciones españolas y "lo esencial del modelo de integración español". Por otro lado, el ministro ha lamentado "la tragedia de la inmigración ilegal" que se ha dado hoy en las costas de Motril (Granada) al naufragar una patera, accidente en el que han desaparecido 14 inmigrantes.

Modelo español

El Gobierno español pactó la última redacción en una reunión con el Ejecutivo francés celebrada el pasado jueves en Madrid. Las sugerencias españolas influyeron en Francia que terminó por retirar el contrato de integración, que era un conjunto de obligaciones e imperativos para los inmigrantes. España recomendaba sustituirlo por un "equilibrio de derechos y deberes de los inmigrantes" con la única obligación de "respeto a las leyes del país de acogida". La presidencia francesa presentará hoy este texto remozado tras las negociaciones con España.

Rubalcaba también ha mostrado su satisfacción por el compromiso alcanzado para que las regularizaciones de inmigrantes se limiten a "caso por caso" y no de manera general. Del texto final ha desaparecido la prohibición de las regularizaciones masivas. El pacto admite regularizaciones caso por caso no sólo por razones humanitarias, como estaba inicialmente previsto, sino también económicas. En 2005, España llevó a cabo regularizaciones masivas, pero no generales, al hacerse caso por caso y con el alta en la Seguridad Social de cada inmigrante. El titular de Interior ha destacado la importancia de que la UE tenga una política de inmigración común.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Pacto se estructura en torno a cinco áreas: organizar la inmigración legal en función de las necesidades del mercado de trabajo, luchar contra la inmigración ilegal y organizar las expulsiones, aumentar el control de las fronteras, sentar las bases de una política europea común de asilo y crear una asociación con los países de origen y tránsito de la inmigración.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS