Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo de EE UU ratifica el derecho de todos los ciudadanos a portar armas

El Alto Tribunal estadounidense ha invalidado una ley de la capital que impedía a sus habitantes, por motivos de seguridad, portar armas

La Corte Suprema de EE UU ha confirmado el derecho de todos los ciudadanos a portar un arma en defensa propia o para cazar. Es la afirmación más rotunda que el máximo tribunal estadounidense ha hecho sobre la tenencia de armas en la historia del país.

Por un ajustado resultado de 5 votos contra 4, la Corte ha invalidado una ley de la capital, Washington D.C., que impedía a sus habitantes tener un arma de mano. Se trata de la primera vez en los últimos 70 años en que la Corte Suprema ha tenido que pronunciarse sobre la famosa Segunda Enmienda, la que garantiza desde 1791 el derecho a portar armas.

"Una milicia bien regulada, siendo necesaria para la seguridad de un estado libre, el derecho de la población a poseer y portar armas no será restringido", dice la enmienda. Así, la discusión se centraba en si el derecho a portar armas estaba o no vinculado exclusivamente al hecho de prestar servicio en una milicia armada.

La mayoría del Supremo ha señalado que la Constitución no permite "la prohibición absoluta sobre la tenencia y uso de armas de mano para defensa personal en el hogar".

Una prohibición de 1976

Desde 1976, la posesión privada de armas de mano estaba prohibida en la capital de EE UU y los rifles y escopetas debían estar bloqueados o desmontados. Según el ayuntamiento de Washington, la ley era necesaria para bajar los índices de delincuencia y asesinatos.

Pero el guardia de seguridad Dick Heller recurrió la ley al considerar que si podía poseer un arma de fuego en el trabajo, también podía hacerlo en su casa. En marzo del año pasado, un tribunal federal dió la razón a Heller, por lo que la ciudad de Washington recurrió la sentencia ante la Corte Suprema, que ha ratificado la decisión de anular la ley de la ciudad de Washington.

McCain: "Un derecho igual de sagrado que la libertad de expresión"

El candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, ha aplaudido la decisión de la Corte Suprema y la ha calificado de "histórica". "Frente a una visión elitista que considera que los estadounidenses se aferran a sus armas por amargura, la sentencia reconoce que la posesión de armas es un derecho fundamental, tan sagrado como la libertad de expresión o de reunión", ha dicho McCain tras señalar que su oponente demócrata, Barack Obama, es ambiguo sobre la cuestión de las armas.

La respuesta de Obama no se ha hecho esperar: "Siempre he creído que la Segunda Enmienda protege el derecho de las personas a llevar armas, pero también me identifico con la necesidad de las comunidades devastadas por el crimen de preservar a los niños de la violencia que asola nuestras calles y conducirlos hacia el sentido común". El senador por Illinois ha estimado que la sentencia deja margen a las comunidades locales para luchar contra la criminalidad.

Más información