Duelo en China por las víctimas del terremoto

200 trabajadores sepultados por un corrimiento en la zona golpeada por el seísmo.- Pekín asegura que la cifra de muertos asciende a 39.000 aunque puede dispararse

China ha iniciado hoy tres días de duelo en recuerdo de las más de 30.000 víctimas mortales del seísmo que sacudió el sudoeste del país hace una semana. En una medida sin precedentes en la historia del país, el Gobierno ha informado de que se suspenderán los espectáculos públicos, las banderas permanecerán a media asta, y se observarán tres minutos de silencio cuando se cumpla una semana exacta del terremoto. Hasta ahora, este tipo de homenajes se reservaba para el fallecimiento de los líderes políticos.

La bandera nacional ondea a media asta en la plaza de Tiananmen, en el centro de Pekín, tras una ceremonia que se ha desarrollado esta madrugada. La marcha de relevo de la antorcha olímpica, que actualmente recorre territorio chino, también fue suspendida durante tres días.

Más información
China teme ahora las epidemias
China se viste de luto
Rescatan a un hombre en China después de siete días atrapado bajo los escombros

"Vine aquí con un sentimiento muy fuerte", ha dicho Liu Xianzeng mientras observaba la ceremonia en Tiananmen. "Lo siento por las víctimas del terremoto y los soldados que están ayudando allí".

En todo el país las sirenas y las bocinas de coches, trenes y barcos sonaron en señal de "profunda pena" a las 14:28 hora local, momento en que el sismo sacudió la tierra hace una semana, dijo la agencia oficial de noticias Xinhua. Los presentadores de la televisión estatal se vistieron de negro, y varios periódicos oficiales fueron impresos en blanco y negro sin fotos en color.

En Beichuan, en la provincia de Sichuan, uno de los lugares más afectados por el temblor, las personas continuaban viajando a la zona de desastre para buscar a familiares y ver con sus propios ojos el daño sufrido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Tierra inestable

Justo una semana después del terremoto que asoló el suroeste de China, las autoridades y la población del gigante asiático siguen enfrentándose a las trágicas consecuencias del seísmo. Según informa la agencia oficial Xinhua, al menos 200 trabajadores de las labores de rescate en la zona del desastre han sido sepultados por un corrimiento de tierra mientras participaban en la reparación de carreteras destruidas en la provincia de Sichuan.

A la espera de más detalles sobre este accidente, los peores pronósticos se cumplen en China. Fuentes oficiales del Gobierno han informado hoy que se espera que la cifra de muertos pueda dispararse en las próximas horas. El último balance ofrecido por Pekín señala que los muertos superan los 32.500, pero ahora se reconocen el doble de personas sepultadas o desaparecidas una semana después del seísmo de magnitud 8 que sacudió sobre todo la provincia de Sichuan. Según las informaciones más recientes, la cifra oficial de fallecidos asciende a 39.000, aunque se podría alcanzar las 71.000 personas muertas si se suman los sepultados y desaparecidos. Los heridos llegan hasta 245.108.

Las pérdidas económicas directas por el seísmo superan los 6.000 millones de euros, según un comunicado oficial.

Alrededor de 4,8 millones de personas se han quedado sin hogar y se hacinan en campamentos mientras equipos de especialistas extranjeros trabajan en las labores de salvamento. Pekín se había mostrado reacio en un primer momento a aceptar la ayuda exterior, pero la magnitud del desastre ha obligado al Gobierno chino a recibir apoyo de fuera por primera vez en una catástrofe natural.

En las últimas horas, las autoridades chinas han aceptado la entrada de lotes de medicamentos desde el exterior. La Organización Mundial de la Salud ha advertido que las masificadas condiciones de los desplazados puede ser fuente de epidemias. También persiste el miedo a nuevos temblores que puedan reventar los embalses o dañar las instalaciones nucleares de Sichuan.

Una mujer llora la muerte de un familiar a causa del terremoto.
Una mujer llora la muerte de un familiar a causa del terremoto.REUTERS

Más de 250 supervivientes entre los escombros

No todo son malas noticias para China. La Oficina de la Administración Estatal de Rescates ha informado hoy que al menos 254 personas han sido rescatadas con vida entre los escombros desde que el terremoto golpeó al país, informa la agencia EFE.

La última víctima rescatada viva hoy fue Li Lingcui, de 61 años, salvada de entre las ruinas de un mercado de verduras de la ciudad de Beichuan, donde el desastre causó al menos 12.000 muertes, de una población de 120.000, según la cadena de televisión CCTV. Otra afortunada ha sido Wang Fazhen, de 50 años, que había sido sacada poco antes de un edificio de viviendas de la Mina de Carbón de la localidad de Tianchi.

Según el vicegobernador de Sichuan, Li Chengyun, 36.563 personas fueron rescatadas de zonas de peligro y más de 4,5 millones fueron realojadas en refugios gubernamentales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS